02 diciembre 2009

¿Por qué ballet, ópera y música clásica?

Estaba viendo el otro día la fiesta que Copenhague ofrecía a los miembros del Comité Olímpico Internacional y los muchos peces gordos de visita en la ciudad sin comprender muy bien por qué ese grupo de gente supuestamente culta e internacional tenía que ver música clásica estilo occidental, ballet clásico estilo europeo y ópera clásica estilo europeo, cuando estaban representado un evento verdaderamente global en el que todas las culturas deberían tener igual peso.

Eso me lleva igualmente a preguntarme por qué cuando la gente quiere dárselas de culta habla de esos tres elementos como si fueran de los pocos que representan el hecho de disfrutar de la cultura. ¿Por qué hay estilos musicales o tipos de baile que se consideran cultos y otros que se consideran menos finos? ¿Por qué el ballet es algo de tener buen gusto y hip-hop de ser de clase baja y falto de cultura? ¿Por qué la música clásica de estilo occidental es considerada el súmmum de la finura y el conocimiento respetable? ¿Por qué disfrutar de la ópera dramática es de ser refinado y ver telenovelas venezolanas de ser un burro?

Estudiando con atención y con distanciamiento una interpretación de ballet sinceramente creo que hay poca gente que hoy en día disfrute y entienda de verdad su significado. Y desde luego menos todavía si tenemos en cuenta que entre los asistentes había personas de culturas en las que el ballet no existe y la danza se basa en movimientos y una estética muy diferente.

Sinceramente creo que hay algo patético en el hecho de caer en esos tópicos y, para mostrar que se pertenece a una clase con dinero y por lo tanto con una cultura superior, seguir alabando formas del pasado y cerrando las puertas a expresiones culturales del presente que deberían tener como mínimo tanta cabida como esas que actualmente se acogen en semejantes eventos. En un mundo diverso, el folclore de todos y cada uno de los pueblos debería tener su espacio en lo que se considera gran cultura. Hay algo del antiguo imperialismo y etnocentrismo europeo en nuestra patética actitud en Occidente hacia lo que es cultura de prestigio y cultura en minúscula. Y lo que todavía es peor, voy a recordar que Dinamarca no es en ningún modo la cuna ni la gran representante de ninguno de estos tres tipos de cultura, con lo que todavía pierde más el sentido utilizarlos como forma de entretenimiento culto con el que mostrarse ante el mundo.

Y reconozcámoslo de una vez: la mayoría de los europeos ni van al ballet, ni escuchan música clásica, ni han visto más de una ópera en su vida, solo van a los museos de arte cuando están de viaje en otras ciudades porque en la guía pone que es lo que hay que ver, no comprenden en absoluto las diferencias en los estilos y por qué determinados artistas son importantes y otros no están en el canon, jamás en la vida leen obras filosóficas, cuando alguna rara vez leen libros normalmente no suelen ser los clásicos sino los best sellers de turno promocionados por toneladas de marketing, cuando van al cine no eligen las películas de autor sino las grandes producciones americanas de acción o comedias simples, etc. La gran cultura es algo que se sabe que existe y que pocos se atreven a rechazar, pero que casi nadie aprecia de verdad en esta Europa nuestra. Por lo tanto es hora de que empecemos a reconocer como cultura válida también a otro tipo de manifestaciones y de que dejemos tanto nuestro esnobismo como nuestro etnocentrismo imperialista.

votar





5 comentarios:

  1. tienes toda la boca embarrada de razón

    ResponderEliminar
  2. Entiendo que sobretodo en occidente cuando un evento está plagado de peces gordos, se opte por esa clase de programación dando así en el clavo seguro.
    En mi opinion creo que este tipo de actuaciones no hacen mas que encallar el avance de todas las demás formas de expresión cultural, implantando en las mentes de muchas personas la conciencia de qué és lo mas correcto, y mucho me temo que esto arraiga con mucha facilidad en la mayoria....
    De todos es sabido que la opera y el ballet clàcico són los la niños mimadados de muchos gobiernos que se precien decreciendo el interés de los mismos según se vayan volviendo más contemporaneos. No podemos escapar del tutú... incluso la misma opera y ballet clásico son grandes frenos para sus omónimos contemporáneos y de cualquier vanguardia.
    Una pena, en muchos aspectos todo sigue igual que siempre, la cultura de esta época se valorará mucho mas en otras venideras, hay que joderse!!

    ResponderEliminar
  3. No es tan sencillo el tema. Por empezar casi todos los paises tienen sus grandes escuelas de música y danza clásica.También folklórica.El ser exhibidos en estos eventos depende mucho del criterio de los organizadores y de qué o a quien se desea promocionar.Resido en una ciudad donde tan solo en un Conservatorio hay 2500 alumnos que cursan en diferentes instrumentos musicales. Escuelas de Ballet también hay estatal y privadas .Todas con buen nivel.De modo que en ocasiones como la que aquí se presenta,cae de maduro que va a recaer en todos ellos.Ahora estan resurgiendo los grupos de ballet folklóricos y ellos también hacen lobby.

    ResponderEliminar
  4. Pues no estoy muy de acuerdo con el punto de vista del post, pero lo estaré cuando dentro de 150 años el hip-hop se siga escuchando y llenando teatros.

    Yo consumo mucha ópera, ballet y esas majaderías "cultas". Y tengo que comprar entradas con meses de anticipación. Anoche asistí al concierto del Mesías de Haendel en el Benaroya de Seattle y estaba hasta el culo de gente joven, mayor y de todos los colores. Seattle, donde el grunge, Nirvana y demás movimientos como la antiglobalización que tanto gusta.

    Si es que hay hueco para todo.

    "entre los asistentes había personas de culturas en las que el ballet no existe y la danza se basa en movimientos y una estética muy diferente". Ya, pero la reunión era en Dinamarca, no en Swazilandia. Una de las características del arte culto que tanto asco parece que te da por representar patéticamente a la decadente Occidente es que hace tiempo traspasó sus fronteras. Puedes asistir a magníficas representaciones de ópera en Seúl o Tokio con actores locales o a conciertos de música clásica en cualquier gran ciudad del mundo.

    Lo clásico nunca ofende. Incluso Wagner ha resistido el embate de la política. Lo que falta no es matar al clásico, sino entenderlo. Y te aseguro que de ahí a amarlo sólo es cuestión de tiempo.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5/1/10 14:27

    Visitando europa me he dado cuenta que la mayoria de la gente es muy inculta, lo que me ha parecido muy curioso (viniendo yo de un pais tercer mundista y pequeño y obviamente inculto! :D)...pero aqui en CHP es absolutamente patetico, y mas aun cuando acostumbraba ir a espectaculos de danza moderna de todo tipo, teatro, opera, conciertos, veo que aqui no es un paradero de cultura para artistas, es decir mi deleite como espectadora ha terminado mientras viva aqui :(
    Ahora que se entiende por cultura? o cultural, deficiones hay muchas, pero el disfrute estetico es uno, se podria entender como un placer que trasciende tu origen y tu genero, pero para entenderlo debes estar educado (conocer+ asimilacion+codigos)o nacer con el sexto sentido, quien no posee la llave para abrir la caja magica nunca disfrutara del arte, ya sea el arqueologico o el moderno.
    Quien no disfruta del arte, ha vivido en una cultura que politicas de estado, han determinado que el arte es inservible y obvio no se enseña su aprecio ni entendimiento.
    Un culebron venezolano es cultura, pero nunca sera arte.

    ResponderEliminar

Si tienes problemas para dejar tu comentario, vuelve a pulsar en "Publicar". Casi siempre con insistir un par de veces funciona. Si no también puedes enviármelo a mi email en lilleskvat(a)gmail.com