16 marzo 2009

Ser hijo de divorciados


Hoy viendo la fiesta de cumple de uno de mis sobrinos daneses no puedo dejar de notar que eso de ser hijo de divorciados en versión danesa tiene sus ventajas para el niño: recibe muchos más regalos y tiene varias fiestas de cumpleaños.

Esto es especialmente válido si además tus padres tienen una familia grande o son hijos de divorciados también. Y ya ni qué decir tiene si la tradición del divorcio todavía es más antigua en la familia... Al final se reunen 20 abuelos, no sé cuántos tíos y tías con los primos y primas, los padres, sus nuevas parejas y sus ex parejas y todos los medio hermanos que tiene repartidos en las antiguas relaciones de los padres, además de en la nueva. Y cada uno con un regalo caro intentado no quedar mal ante todos los demás. Conclusión: una montaña de regalos carísimos y un montón de fiestas.

votar





8 comentarios:

  1. Estimada Lille:
    Esta entrada, en mi "subjetiva opinión", es bastante desafortunada y frívola. El divorcio es un fracaso, uno de los fracasos más grandes que puede tener una persona. Y si hay hijos, entonces es también, en la mayoría de las ocasiones, un trauma para ellos, a no ser que ya no sepan lo que es amar a otra persona. Cuando un divorcio se ve como lo más normal del mundo es que se ha perdido la verdadera experiencia del amor, de la entrega, y la persona vive superficialmente.

    Un cordial saludo.

    JOSÉ GIL LLORCA

    ResponderEliminar
  2. Anónimo26/3/09 0:21

    Si el divorcio es un fracaso, y para mas inri uno de los mas grandes que se puedan tener, cuantos millones de personas son un monton de fracasados segun tu? Ese comentario si que me parece frivolo, vamos!

    ResponderEliminar
  3. Estimado "A dijo...":
    Si el divorcio no es un fracaso, ¿entonces qué es? Si dos personas que deciden hacer un compromiso de amor y de entrega, llegado un momento tienen que romper, ¿qué es eso sino un fracaso? Sigues sin detenerte en pensar dos segundos al menos lo que he escrito. No es un fracaso para los que ya no saben lo que es el amor. Y sí, por desgracia, el divorcio es la causa del fracaso de millones personas. Argumentar en contra de lo que digo simplemente porque entonces el número de personas fracasadas sería muy grande es un absurdo. Es como si dijéramos que el SIDA no puede ser una enfermedad porque de lo contrario habría millones de personas enfermas. Pues sí, chico, así es, hay millones de personas enfermas de SIDA y hay millones de personas que han fracasado en su matrimonio y se han divorciado.

    Un cordial saludo.

    JOSÉ GIL LLORCA

    ResponderEliminar
  4. Lo que critico es tu bonita frase El divorcio es un fracaso, uno de los fracasos más grandes que puede tener una persona. y el ataque generalizado a millones de personas. Un fracaso sería llevar una relación durante 20 años cuando las dos personas dejaron de quererse y soportarse hace 18. El divorcio es un éxito! Te devuelve la libertad y la independencia.

    ResponderEliminar
  5. José, la entrada no trata del divorcio, sino de una faceta de este en la vida de un niño: las fiestas de cumpleaños. Si el asunto te parece frívolo, pues qué le vamos a hacer. De eso es de lo que yo quería hablar.

    Por otra parte, sinceramente esa visión que tienes tú de que los niños hijos de divorciados están traumatizados me parece muy española, es decir, muy de una nación en la que el divorcio no ha sido legal durante una gran parte de la vida de nuestros padres y en el que después de convertirse en legal, sigue estando estigmatizado.

    La mayoría de los daneses que conozco no tienen familias tradicionales y no les veo ni amargados ni traumatizados. De hecho no conozco a nadie que hubiera preferido que sus padres estuvieran juntos aunque ya no se amaban.

    El divorcio no solo no es una tragedia, como te dice A, sino algo muy necesario. El amor no siempre es para siempre. Y en muchos casos, aunque sea para siempre, la convivencia y el deseo de estar cerca de esa persona con la que uno se ha casado, no lo son. Y en tales casos, lo necesario es un divorcio que rompa el contrato que esas dos personas firmaron en otras circunstancias de su vida.

    Y no estoy de acuerdo con que un divorcio sea un fracaso. Es un cambio y una ruptura en la relación. Lo del fracaso le pone unos tintes negativos que le ves tú, pero no todo el mundo. Yo he tenido parejas anteriores con las que ya no estoy y no creo que sea una fracasada por no estar con esas personas, ni tampoco que lo fuera por estarlo en su momento. Cada cosa tiene su tiempo. Eso no nos convierte en fracasados.

    Sin embargo, fracasados me parecen los que, incluso sin querer a la persona o sin creer en ese matrimonio ya, lo mantienen por "no fracasar", por dar una imagen al mundo de éxito, por ese argumento falso que dice que es "por el bien de los hijos", etc. Esos sí que fracasan por arruinar sus vidas y las de sus esposos o esposas. Así que estoy de acuerdo contigo, A :-)

    ResponderEliminar
  6. Estimada Lille:
    Ayer te respondí largamente a tu comentario y, al final, se borró no sé cómo. Intentaré expresarte más sintéticamente lo que te decía:

    Tu entrada no trataba directamente sobre el divorcio pero estaba presente. Lo que me pareció y me sigue pareciendo frívolo es dar la sensación de que el divorcio tiene un aspecto fantástico y fabuloso porque los niños reciben más regalos en su cumpleaños. Utilizar a los niños en estas situaciones dolorosas de la ruptura del matrimonio de sus padres en el tono en el que lo hiciste me parece frívolo. Además, no es cierto que el divorcio no suponga un trauma en los hijos. En la mayoría de ellos, especialmente si son pequeños o adolescentes siempre es un trauma y de los más grandes. Estudios científicos psicológicos y psiquiatricos lo demuestran fehacientemente.
    Me cuesta trabajo creer que no conozcas a nadie cuyos padres se hayan divorciado y no hubieran querido que siguieran juntos. El verdadero amor es para siempre. No tiene sentido decirle a alguien que le amas "por un mes", "por un año renovable", "hasta que me canse", "mientras estemos disfrutando los dos"... Eso no es amor, eso es egoísmo a duo.
    Si tú has tenido parejas con las que ya no estás es una cosa. Contraer matrimonio es otra. Tener parejas no es lo mismo que el matrimonio. El matrimonio es amar a una persona hasta el punto de prometer al otro amarle para siempre, en la salud y en la enfermedad, en las alegrías y en las penas todos los días de la vida. Eso es amor. El amor no es mero enamoramiento que puede ser pasajero. El amor es la firme voluntad de querer el bien del otro y de entregarme para el bien del otro. El amor es donación y donación total, también en el tiempo. El amor es promesa porque yo puedo decidir ahora, en la medida en que soy dueño de mí mismo, en la medida en que soy verdaderamente libre, que amaré a la otra persona siempre. Solo quien no es libre, quien es esclavo de sus pasiones, de sus sentimientos cambiantes no puede hacer tal promesa, porque no sabe cómo se levantará la semana que viene.
    Es cierto, tú no has fracasado en el amor matrimonial, pero no lo has hecho porque no has contraido matrimonio. Es verdad no has fracasado en esa carrera, pero porque simplemente no has participado en ella.

    ResponderEliminar
  7. José, eso de que se borren los comentarios da mucha rabia. Un truquito: márcalos y Ctrl+C, por si acaso. A mí a veces me salva de tener que escribir todo otra vez :-)

    Utilizar a los niños no es frívolo, es terrible. Pero yo no lo estoy haciendo. Lo hacen sin embargo los padres que mantienen el matrimonio "por el bien de los niños", cuando lo que hacen es perjudicarles.

    Y sí, por mucho que te moleste, los divorcios tienen aspectos fantásticos, y también para los niños.

    Dime en qué estudios científicos psicológicos (mira que la psicología no es una ciencia exacta precisamente) te dicen que todos los niños hijos de divorciados sufren un trauma por el divorcio. Y ya de paso dime si los psicólogos que han hecho esos estudios tenían alguna agenda oculta en su estudio (religión, moral, trauma personal, etc.). Yo te digo que también puedes encontrar estudios que dicen lo contrario, que no es un trauma. Y creo que la realidad es que para unos es un trauma, para otros no, como todo en esta vida.

    Perdona pero eso de que "el verdadero amor es para siempre" es una tontería. Especialmente si lo utilizas para argumentar que no hay que divorciarse. Por mucho que ames a alguien, si la convivencia es un infierno, pues la relación no puede durar y si lo hace es malo para todos los integrantes, tanto padres como hijos. Y además, la gente evoluciona y lo que uno amaba un día después de 20 años puede ser algo que odia.

    Y te equivocas, sí que estoy casada. Y si no lo estuve antes es porque por entonces el matrimonio homosexual no era legal. Y ahora estaría separada, y eso no hubiera sido ningún fracaso, y desde luego no hubiera sido peor que terminar la relación. De hecho, lo importante es eso, que la relación se termina. Lo demás, es un contrato.

    ResponderEliminar
  8. Si queréis conocer al hombre este con el que he estado discutiendo (José Gil Llorca) y ver los motivos de sus opiniones os recomiendo visitar http://lilleskvat.blogspot.com/2009/05/un-cura-psicopata-llamado-jose-gil.html

    ResponderEliminar

Si tienes problemas para dejar tu comentario, vuelve a pulsar en "Publicar". Casi siempre con insistir un par de veces funciona. Si no también puedes enviármelo a mi email en lilleskvat(a)gmail.com