24 julio 2008

Sueños eróticos... o casi


Me he despertado esta mañana, igual que tantas otras veces, teniendo un sueño un poco subidito de tono con una de vosotras que me lee... me voy a ahorrar con quién aquí en público. El caso es que estos sueños más que subidos de tono lo que son es en camino al botón del volumen para que suban, porque nunca (bueno, casi nunca, jejeje) llegan a nada de verdad... No sé qué clase de mente puritana tengo que aunque inicio la historia, y eso sé hacerlo de miles de maneras, no consigo acabarla, llevarla a donde quiero. Y me despierto cuando las cosas están empezando a ser de verdad divertidas... me despierto e intento volver a dormirme y retomar el sueño para acabarlo, para tener eso que tanto deseo al menos en sueños... y no hay forma. O bien no me duermo o si lo hago los tiros se van por otro sitio y de polvo ya no se ve nada más que el que hay sobre los muebles. Y así nado en una frustración agridulce por la mañana, dulce porque es tan agradable por fin tenerte entre mis brazos, aunque sea en sueños; agria porque es solo un sueño y ni siquiera puedo permitirme a mí misma llevarlo a cabo.

¿Estaré hablando de ti? ¡Jajaja! ¿Y tendrás tú también esa clase de sueños alguna vez? ¿Los habrás tenido? ¿Y habrás llegado a la parte más interesante o serás, como aparentas, todavía más puritana que yo y en ti ni siquiera se empieza a subir el tono?

votar





7 comentarios:

  1. No, hija mía, aunque parezca puritana no lo soy tanto... ¡Tú no te imaginas los sueños que tengo yo contigo! Y los míos sí que llegan al final.

    ¡Ahora averigua tú quién soy yo! Aunque seguro que ya lo sabes... ¡ya que tus sueños son sobre mí!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo25/7/08 0:39

    Creo que como estoy siga asi tu blog va a dejar de ser considerado aburrido para empezar a parecer algo mas interesante... incluso sin chiste :-D

    ResponderEliminar
  3. A, tienes toda la razón, seguro que esto ya le parece más divertido a algunas y algunos :-D

    Y tú, la anónima, escríbime tu inicial o algo para que sepa quién eres... De entre las chicas guapas que me leéis, con apariencia de puritanas hay varias y ahora me quedo con la duda... Así sabré si eres una creidilla ;-P o si eras tú con quien yo soñé y entonces lo que tenemos que hacer es llevarlo a la práctica :-)

    ResponderEliminar
  4. No sé por qué te preocupa tanto llevarlo a la práctica, si al fin y al cabo todo está en nuestra mente.
    Culmínalo como más te guste....A mí me sugieren mucho las dos señoras rollizas del cuadro que has incluído, me parece realmente erótico!
    Si no te vale con una sola, sueña con todas tus amigas juntas, porque tu sueño era conmigo, chata....

    ResponderEliminar
  5. Por supuesto, estás hablando de mí que soy completamente irresistible, y la más atractiva, y la más guapa, y la más más... ;)
    Esos sueños son como el cola-cao, la vida misma, buscar ese algo que está punto de suceder pero que nunca llega a cuajar.
    Lo bueno que tienen es que , en tus sueños, la otra persona es exactamente quien necesitas y te da lo que te hace sentir bien. Y te despiertas con ese deseo de llamarla y decirle que venga a tus brazos.
    Pues eso, que ya tiene miga la cosa, que no acaba una de ligar y echar un polvo en condiciones ni en sueños :D:D
    VAmos a tener que hacer algo con los subconscientes.

    ResponderEliminar
  6. ¡Definitivamente tengo que hablar más de sexo en mi blog!

    Veo que hay mucha creída entre las lectoras de mi blog... ¡Y me encanta! :-D

    A la segunda anónima... Sí, todo está en nuestra mente, ¡desgraciadamente! ¡Tendría más gracia si estuviera también fuera de ella!

    Y sí, lo cierto es que suelo soñar con todas mis amigas, no solo con esa de la que hablaba. ¡Y mejor! Porque al menos con las demás la cosa sí que llega a lo interesante. Si no, ¡qué frustración!

    Nehmila, ¡sin duda eres la más irresistible! :-)

    ResponderEliminar
  7. Jajaja... veo que también tú, Lille, eres algo creidilla... Aunque desde luego los sueños son libres y eso está bien. Unas veces quisiéramos que se hicieran realidad y otras no.
    Yo soñé una vez con un antiguo profesor calvo espantoso, con cabeza de cacahuete, y pese a que era subidito de tono, dudo mucho que en la realidad me entraran ganas de llevarlo a cabo.

    ResponderEliminar

Si tienes problemas para dejar tu comentario, vuelve a pulsar en "Publicar". Casi siempre con insistir un par de veces funciona. Si no también puedes enviármelo a mi email en lilleskvat(a)gmail.com