13 marzo 2012

Mi blog es una mierda

Por si no se nota en la falta de publicaciones de forma estable en el último tiempo, tengo una crisis con el blog. Normalmente escribo muchas cosas y las voy publicando. De hecho, escribo mucho más de lo que publico, por lo que tengo almacenadas cientos de entradas que no han visto la luz. En días o períodos en los que sé que no voy a tener tiempo para escribir tanto, suelo programar algunas de esas cosas para que se publiquen automáticamente. Esta vez que iba a estar de viaje había hecho lo mismo, dejar entradas listas y programadas. Pero sin embargo no he sentido que quisiera publicarlas. Al contrario, he ido quitando cosas según llegaban los días, y al final muchas fechas se han quedado vacías.

Veo que mis ideas cambian tan rápido que no puedo publicar algo que no es actual sin sentir rechazo, porque por lo general al releerlo ya no me suelo ver reflejada. Siempre encuentro aspectos que ya no diría así, que he repensado y que ya no interpreto de tal modo, o sencillamente que ni siquiera creo haber visto de la forma en la que están escritos pero que más bien reflejan mi incapacidad entonces para decir las cosas del modo en el que de verdad las veía.

También hay otras cosas que en su momento no he querido publicar porque trataban de algo que no era capaz de exponer aquí en público o de alguien que sabía que leía lo que escribo y no quería que lo hiciese, y que ahora ya no veo relevantes en absoluto.

Aunque esto me ha ido sucediendo ya mucho tiempo, antes pensaba que incluso así era interesante publicar lo que había escrito en el pasado, porque aunque no fuera actual, seguía siendo una radiografía de mi pensamiento y de mi capacidad de expresarlo en un momento determinado. Ahora ya no estoy tan segura. Más bien me sucede lo opuesto. Al mirar el blog veo que hay cosas que se han publicado meses e incluso años después pero las personas que lo leéis no sois conscientes de ello, con lo que parece que mi pensamiento en algunos aspectos se ha estancado en un punto que a mí ahora me parece muy lejano. ¿Es entonces la solución dejar de publicarlo? ¿Publicar todo lo que escribo en el momento en el que lo escribo? ¿Poner la fecha de escritura a lo que publico?

De hecho más bien por ratos siento que lo adecuado sería eliminar el blog, o como mínimo, purgarlo de toda la basura que veo que incluye. Tantas gilipolleces que he escrito que no dicen nada, que dicen lo contrario de lo que pienso, que no son relevantes ya, que no están bien escritas, que son un desvarío innecesario...

Durante mucho tiempo he pensado que estaba bien escribir mostrando que soy una persona con muchas facetas, no solo la activista. Y que el activismo también se hace de muchas formas y en muchos campos. Por eso he insistido una y otra vez en seguir mezclando temas. Lo personal con lo político, lo cultural con lo anecdótico, lo serio con lo vacío. También estilos, lo bien escrito con la basura más grande. Porque me parece que hay un dogmatismo en eso de hacer política, activismo, filosofía o lo que sea. Los que lo hacen solo quieren que se vea lo bueno. Hay que venderse como persona capaz. Pero yo quería que se viera lo malo también. Que soy incapaz, que soy mala escribiendo, que las ideas brillantes son algo muy escaso en un mar de ideas mediocres y comentarios todavía más indiferentes. Que para decir algo que tiene sentido hay que pasar por un proceso en el que se empieza diciendo algo que no tiene sentido, o al menos no tiene ese sentido. 

Y no obstante ahora me tambaleo. Pienso que el blog es una radiografía sesgada de momentos intermitentes que no muestran lo que quiero, y en general, y lo que es peor, tampoco muestran lo que para mí son las ideas importantes. Porque lo que es importante y a lo que dedico más energía y más tiempo en pensar, me cuesta mucho más formularlo por escrito, tiempo y esfuerzo que a menudo se queda solo en títulos almacenados que luego no se transforman en entradas publicadas. Todas esas entradas "serias" que siempre he querido publicar, son las que más voy dejando aparcadas, semi escritas, abandonadas. Como consecuencia, lo que sale a la luz es por lo general lo fácil, lo que me cuesta menos tiempo, menos energía, lo que es sencillo de decir, lo que no tiene interés para casi nadie. Y así este blog es un goteo de estupideces en las que muy de vez en cuando sale alguna piedra semi preciosa que se pierde entre las montañas de basura. De hecho, esas gemas se vuelven más y más escasas por la frustración que me produce todo esto. Y porque yo misma en lugar de mostrar esas cosas que quiero, esas cosas que necesito, me pierdo entre tanta mierda. 

Así que en estas estoy. ¿Me lo cargo todo? ¿Abandono el blog? ¿Cambio su forma? ¿Creo otro nuevo y diferente? ¿Dejo directamente de malgastar mi tiempo y el de los demás?

votar





10 comentarios:

  1. Y no, no estoy pidiendo que me reaniméis con comentarios positivos o alabanzas a lo que escribo. Más bien prefiero las críticas sinceras y claras. Y negativas.

    ResponderEliminar
  2. Aunque sea un consuelo más bien pobre, yo te recordaría que las crisis de los autores y sus dudas sobre la calidad y el interés de sus escritos vienen ya de antiguo. Como decía mi paisano Marcial:

    Sunt bona, sunt quaedam mediocria, sunt mala plura
    quae legis hic: aliter non fit, Auite, liber.

    (Epigrammata, I, 16.)

    Así que ánimo, que se te pase el bajón.
    God mod og pas godt på dig selv.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo14/3/12 8:06

    Eso es una apreciación tuya y como tal tu puedes decidir lo que quieras...
    No haces perder el tiempo a nadie, a mi cuando una entrada no me llama, no la leo y no invierto tiempo en tu blog. A veces pasan días sin que pase por tu blog y a veces pasan días sin que haya nada nuevo... Y la vida continua por igual...
    ¿No será que te habias creado una necesidad y la rutina te cansa?
    En cualquier caso puedes/debes/tienes que hacer lo que quieras.

    Gracias

    ResponderEliminar
  4. A mí tu blog me gusta y vengo a menudo, como dices puede ser que encuentres que no te está funcionando muy bien el usar posts programados cuando son de material demasiado antiguo. Una pequeña purga podría funcionar.

    Luego, como crítica constructiva, te diré que, desde la perspectiva de alguien que le gustan tanto los blogs personales como los temas activistas, es bonito fusionar las dos cosas, pero quizá en otro estilo, como cuando usas anécdotas relacionadas con temas concretos. Pero últimamente haces muchos post que son del tipo "mensaje para alguien sin decir quién", y tus lectoras nos quedamos un poco perdidas, como que estamos siendo un poco "voyeurs" de sentimientos que no entendemos de dónde vienen, no sé si me explico.

    De todas formas, tienes algo muy bueno, que es que actualizas regularmente,y con temas en su mayoría interesantísimos, y esa disciplina es algo que otrxs bloguerxs tenemos que ponernos las pilas con ello.

    No abandones, plis.

    ResponderEliminar
  5. Yo hace muy poco que he descubierto tu blog. Llegué a él porque en setiembre viajé a Dinamarca y me fascinó. Tus experiencias me han ayudado mucho a poner el país en perspectiva.

    Mi viaje a Dinamarca me ha empujado a dar un paso profesional y personal importante, pero tú me has ayudado a desvincular mis nuevas aspiraciones del país.

    Después de leer casi todas las entradas sobre Escandinavia seguí adentrándome en otros temas y ahí tu blog aún me ha gustado y sorprendido más.

    Me ha hecho pensar y cuestionarme temas de identidad. Leyéndote me he dado cuenta de cuánto me identifico con tu manera de explicar, por ejemplo, tu género. Yo atribuía mi "desajuste" genérico a rarezas personales, tú me has hecho pensar que existe una profundidad mayor.

    Sé que tu pensamiento sobre tu identidad ha cambiado. Pero también me ha encantado leer la evolución. Me ha ayudado a entender.

    Si estos dos temas no hubieran estado mezclados, probablemente nunca hubiera llegado a ellos. Si hubieras esperado para escribirlos en artículos perfectamente fundamentados, quizá no los hubiera entendido. Quiero decir, no me hubiera dado cuenta de que, tras el argumento, podía haber una vivencia semejante a la mía.

    Claro que algunos artículos me resultan ajenos, pero creo que no todo tiene que interesarme. Aún así, prefiero saber que eres una persona compleja, con contradicciones, intereses diversos y vivencias de muchos tipos, como todos.

    ResponderEliminar
  6. Siempre aportas. Y sin tus contradicciones y tus evoluciones no serías tú. You preferiría que siguieras con el blog. Al menos. Si quieres date un descanso y luego vuelve. Pero no borres nada please! Para mi leerte ha supuesto poner nombre a muchas cosas que no sabía y descubrir cosas nuevas sobre mi misma, y sobre la manera en que en realidad veo la vida y yo sin saberlo... NO sé, es complejo de explicar, pero si desapareces lo voy a sentir mucho...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Lie is nothing but (..) a tale told by an idiot, full of sound and fury, signifying nothing

    ResponderEliminar
  8. Conozco esa sensación, aunque no soy tan prolífica. He borrado un blog. Yo creo que tus motivos originales por llevar tu blog de esta forma son buenas. El objetivo de humanizarte lo consigues y en el sentido de tener un gran seguimiento tienes éxito. Igual ya no consigues reflejarte a ti misma como eres o fomentas que se tenga una visión desactualizada o sesgada. Igual ha cambiado el propósito de tu blog para ti. Parte del propósito del mío es de verme reflejada en él, y de existir allá donde no puedan borrarme, porque siento mucho que se me quiere borrar. Así que reflexiono y mido mucho lo que publico. Aunque por otro lado, publico muy poco y tambien doy una imagen sesgada e igual incompleta. Supongo que una pregunta podría ser, ¿qué te aporta tu blog a ti? ¿qué quieres que te aporte?

    ResponderEliminar
  9. Estoy de acuerdo. Deberías eliminar toda la mierda del blog y dedicar tu tiempo a cosas más productivas.

    El simple hecho de hacer trabajos manuales, según la filosofía budista, equilibra el ying y el yang y apacigua el alma, dotándola de tranquilidad y felicidad.

    Intenta otra cosa porque el blog es una pérdida de tiempo. Además, por mucho que haya quien te anime, la cruda realidad es que sólo pasan un ratito, te dan una palmada en la espalda y siguen con su vida, cosa lógica y nada reprochable, porque la gente tiene cosas que hacer y no están por la labor de preocuparse de tu vida ni de tus miserias.

    Quizá yo te parezca un impresentable (algunas veces lo soy) y mis palabras no sean agradables, pero recuerda: más valen insultos de sabios que elogios de necios...

    ...y yo sabio soy. Casi más que impresentable.

    ResponderEliminar
  10. Me identifico con el crisis de autor, me ha pasado varias veces, sirve para poco a poco quitar la capa de "alguien que intenta ser autor" y al final exponer el mensaje real que queda dentro del corazón de la persona. Hay muchas capas. Cada vez que quitas una sufres dudas, rechazo hacia tu propio trabajo, confusión hacia donde vas con ello, posts sobre lo que quieres hacer con tu blog, renovaciones de tu página "About", etc etc.

    Creo que hay que vivir el proceso, y a la vez, a lo mejor aliviar el sufrimiento aprendiendo a perdonar o no tomar tan en serio tus propios errores.

    No sé mucho de tu blog pero lo poco que he leído me ha gustado! Te deseo buena suerte encontrando tu hueco, o tu camino, o lo que sea.

    Andre@

    ResponderEliminar

Si tienes problemas para dejar tu comentario, vuelve a pulsar en "Publicar". Casi siempre con insistir un par de veces funciona. Si no también puedes enviármelo a mi email en lilleskvat(a)gmail.com