07 marzo 2012

Reflejando tus miedos en mí

Está visto. La gente ve en ti lo que va predispuesta a ver y acaba creyendo encontrar lo que creía que iba a encontrar. 

Esto lo veo tanto en mi vida como en mi blog.

En el blog está muy claro. Escribo cientos de entradas. Tratan sobre mil y una cosas. Mis opiniones han cambiado mucho a lo largo de estos años que he escrito en público. Mi vida, y mi propia identidad y actitud también. Y sin embargo hay quien ve un único aspecto, estable y estático, y hay quien ve otro diferente, completamente opuesto, pero también único, igual de estable e igual de estático. Hay gente que cree que solo pienso en sexo, otros que estoy obsesionada con las etiquetas, otros terceros que vivo para quejarme, otros que escribo siempre sobre mi vida personal y otros que creo literatura y que todas las cosas que describo son producto de mi fantasía. Hay quien me ve como una cobarde y hay quien me ve como valiente, quien ve traumas y autorrechazo y quien ve liberación y autoaceptación. Y así un largo etcétera.

En mi vida fuera de la red igualmente. Me tropiezo con gente que desde el inicio tiene una idea preconcebida de lo que le va a suceder en sus relaciones, y al final suceda lo que suceda conmigo, esa persona solo ve en lo vivido lo que creía que iba a encontrar, independientemente de lo que haya encontrado en mí. Si cree que la gente por defecto tiene miedo a las provocaciones, espera que tú reacciones con miedo y lee en lo que haces miedo, cuando tal vez no lo sientes en absoluto. Si cree que vas a rechazar una propuesta, digas lo que digas, aunque te esfuerces en hacerlo de la forma más clara, no verá otra cosa que evasivas, excusas, falta de interés y demás motivos para decir que no, cuando tú tal vez estás diciendo que sí casi a gritos. Si cree que en las relaciones la gente no es sincera, no es abierta, no es capaz de expresar lo que quiere o lo que siente sin esconder sus verdaderos motivos y sin jugar a establecer jerarquías de poder, hagas lo que hagas solo verá en ti que no dices la verdad, que te escondes, que muestras algo que no es ocultando lo que sí que es y demás. Y aquí el etcétera es todavía más largo.

Cuanto más vivo estas situaciones, más siento que en este mundo la gente en realidad no ve a los demás, solo ve partes de sí misma reflejadas en los demás. Si yo siento miedo a que me rechacen, veré rechazo en todas partes. Si tengo miedo a que me mientan, veré mentiras por doquier. Si mi inseguridad tiene que ver con el sexo, creeré que la de los demás también lo hace. Si en mis relaciones no soy capaz de expresar de forma abierta mis deseos, mis temores, mis expectativas, mis angustias y demás para establecer una comunicación clara, sincera y profunda, creeré que los demás me ocultan información, dicen una cosa pero quieren otra, juegan a mostrar interés pero no lo sienten y todo lo demás que forma una base de malentendimiento y falta de comunicación que resulta insalvable. Y así hasta el infinito.

La verdad es que todo esto me cansa. No hago las cosas como una gran parte de la gente. Y sin embargo en mi día a día tengo que encontrarme con los mismos prejuicios, independientemente de mi comportamiento. Mi forma de hablar directa no lleva a mejor entendimiento, el mostrar de forma completamente abierta y directa mis sentimientos, intenciones, deseos, inseguridades, expectativas, planes y demás tampoco. Haga lo que haga la gente ve lo que quiere. Y esto es frustrante, cansino, casi siempre incomprensible y en algunas ocasiones doloroso.

votar





3 comentarios:

  1. Anónimo7/3/12 15:24

    El dicho "Piensa el ladrón que todos son de su misma condición" sintetiza muy bien lo que expones. :)

    ResponderEliminar
  2. Cierto es lo que dices, a veces porque uno espera de los demás lo mismo que da; otras porque la inseguridad que tenemos, los miedos, los prejuicios o la propia incertidumbre, nos hacen ver lo que no es o, quizás mejor dicho, no ver lo que es.
    Eso me pasa sobretodo con las relaciones nuevas con hombres en las que puede haber posibilidades de algo más que la amistad o el coleguismo, o sea en las que podria haber sexo, cariño, amor, afecto... (junto o separado).
    En fin, elecubraciones de medianoche barcelonesa al hilo de tus palabras. Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. MrDisfórica8/3/12 20:59

    Yo soy de esas personas que tienen una imagen de ti completamente distorsionada o muy parcial, pero supongo que, a través de un blog, no se puede tener otra. Es verdad que, a veces, para entender cómo actúan los demás, necesitamos proyectarnos en ellos. Sin embargo, creo que hay parte de nosotros que reflejamos hacia el exterior y que son características nuestras.

    Alguien puede pensar que te obsesionan la sexualidad y las relaciones interpersonales porque, en tu blog, sueles escribir más sobre estos temas que sobre la música, por ejemplo, aunque quizá ésta te apasione también. No creo que, necesariamente, esa persona proyecte su propio interés, sino que observa de manera objetiva que le dedicas más espacio en el blog. Es más, en la descripción que utilizas en la cabecera para definirte, aparecen cuatro etiquetas referidas a las relaciones y la sexualidad. Y, aunque estoy segura de que tienes intereses diversos (cine, literatura, antropología, fotografía...), porque también reflejas que eres una persona inteligente e inquieta, es fácil caer en la trampa y pensar que eres "monotema" en tu vida diaria.

    Si tienes curiosidad por saber la imagen que proyectas hacia el exterior, puedes realizar el siguiente ejercicio de autoconocimiento: pídele a las personas de tu entorno (familia, parejas, amantes, compañeros de trabajo, conocidos, etc.) que te definan con unos cinco adjetivos. Si pueden hacerlo de forma anónima, mejor aún, porque así se atreverán a decir lo que de verdad piensan de ti. Es probable que, entre los adjetivos que recibas, se encuentren proyecciones de esas personas. Sin embargo, aquellas definiciones que más se repitan y que sean percibidas tanto por una persona cercana como por una lejana a ti, probablemente sean cualidades tuyas y no proyecciones de los demás. Ahora bien, tienes que estar dispuesto a pedir este favor a gente con la que quizá no tengas mucha confianza y estar preparado para recibir críticas, claro.

    No sé, a muchos nos gusta tu blog, a pesar de tener una imagen de ti distorsionada. Si no, no te leeríamos. ;-)

    ResponderEliminar

Si tienes problemas para dejar tu comentario, vuelve a pulsar en "Publicar". Casi siempre con insistir un par de veces funciona. Si no también puedes enviármelo a mi email en lilleskvat(a)gmail.com