19 julio 2009

Cosas danesas que echo de menos en España


Haciendo la entrada anterior pensé que también tenía que escribir la entrada opuesta, es decir, la de las cosas que echo de menos cuando estoy en España del país en el que tengo mi hogar, Dinamarca. Para todos aquellos que creen que no me gusta Dinamarca, aquí va esta lista:
  • La tranquilidad y seguridad general que se siente en cualquier sitio.
  • La temperatura mucho más agradable en verano que la que hay en España.
  • El fácil acceso a la naturaleza. Incluso en el centro de la ciudad la sensación es mucho mayor de estar en la naturaleza. Y en cuanto sales de la ciudad es mucho más rápido encontrarte en un sitio "salvaje" y "natural".
  • Los bosques llenos de musgo, laguitos, ciervos...
  • La cantidad de vida animal que puedes ver hasta dentro de la ciudad: aves muy diversas (garzas, cuervos, urracas, mirlos, gansos, cisnes, ánades reales, gaviotas, palomas torcaces, fochas, porrones moñudos, herrerillos, petirrojos, carboneros, gorriones, golondrinas, faisanes, etc.), ardillas, zorros, conejos, ciervos, corzos, ovejas, vacas, caballos, ranas... Eso sí, cerdos no se ve ni uno.
  • Los animales domésticos tan peludos que tienen aquí: caballos, toros, etc.
  • Las playas un poco salvajes con dunas de arena y matas.
  • Los preciosos parques y zonas verdes por toda la ciudad.
  • Los patios interiores de las casas, esos oasis verdes de tranquilidad.
  • Los restaurantes étnicos de inmigrantes en los que se puede comer excelente comida tailandesa, paquistaní, turca, irakí... por poco dinero.
  • Los sitios de comida rápida turcos y árabes.
  • La cultura de comer de forma informal sandwiches en cafés.
  • Los primeros días de primavera cuando por fin sale el sol y las calles se llenan de gente.
  • Los días muy fríos en los que todo está cubierto de escarcha y el cielo está azul.
  • Las nevadas de impresión.
  • Lo pintorescas que son muchas de las casas y calles.
  • La de actividades gratuitas que hay en las calles en verano (festival de jazz, artistas callejeros, festivales de distintos países, cine de verano, etc.).
  • Las enormes bibliotecas en las que se pueden tomar prestados todos los libros que quieras por un mes, además de DVDs, música, etc.
  • La zona del mar entre Copenhague y Amager a unos pasos del centro de la ciudad.
  • La ligereza con la que los daneses se desnudan en cualquier sitio.
  • La independencia de los jóvenes respecto a sus familias.
  • La vida universitaria mucho menos competitiva.
  • La vida laboral más gratificante si eres de los muchos que de verdad tiene un trabajo dentro de sus sueños.
  • La forma menos agobiada de tomarse la vida y no preocuparse tanto por el currículum.
  • Los arenques, los bollos daneses, la leche fresca, el salmón, el pato navideño...
  • El agua caliente sin tener que encender un calentador.
  • Las visitas en las casas de los amigos no necesariamente tener que salir a un sitio.
  • La cantidad de clases raras de cualquier tipo de ocio que uno tenga.
  • La cantidad de asociaciones diferentes para gente de los intereses más diversos.
  • El fácil acceso a las cosas en versión original, sea el idioma que sea.
  • La variedad musical disponible en estilos.
  • Los viajes baratos a los sitios de playa en plan chárter también a destinos exóticos como Tailandia, Cabo Verde, etc.
  • Que la ciudad entera está llena de flores en primavera y por todas partes se nota el perfume.
  • El olor a canela al pasar delante de las pastelerías temprano por la mañana.
Y aquí también me dejo cosas, pero para empezar no está mal.

votar





24 comentarios:

  1. Interesante blog. Necesita leer algo así para sonreir un poco.

    ResponderEliminar
  2. Pues no esta nada mal no. También hay cosas que merecen la pena la verdad y aquí no tenemos.
    Todo sitio tiene su encanto, lo que mas me gusta es el olor a flores y tener la naturaleza cerca , el mar, también se puede sacar su partido a todo esto. Me ha dejado eso del agua caliente sin encender un calentador pensativa. Igual es la cosa mas tonta del mundo, pero me gustaría saber como es eso. Besos guapa

    ResponderEliminar
  3. Lo cual significa que se puede estar a gusto en cualquier sitio si se busca el lado bueno,suponiendo que te dejen,un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Excelente ( y veraz) comparativa, Lille.

    Tambien estos contrapuntos ( siempre en general):

    El ruido, hiriente a veces, de nuestras ciudades frente al sosiego de las calles escandinavas.

    El trato más cercano de nuestras gentes frente a la distante corrección de los daneses.

    Pero también :

    Somos un pueblo de individuos muy aseados pero, cívicamente, muy sucios ( suelo bares y calles).

    Somos ruidosos, chillones y gregarios pero afectuosos y no entendemos que alguna gente nos ignore al dia siguiente,después de haber estado juntos en jovial conversacion ,tomando unas cervezas el dia anterior.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Chaulafanita. Bienvenida :-)

    ResponderEliminar
  6. Anita, lo del agua caliente tiene la siguiente explicación: aquí el agua no se calienta en las casas, sino que tienen depósitos enormes por manzanas, edificios, etc. en los que el agua es calentada. A ti en tu casa te da la sensación de que el agua caliente es como la fría, viene por sí sola caliente, igualito que la fría viene por sí sola fría. En España eso de tener que encender el calentador o el termo, apagarlo, tener cuidado con el gas, no poder abrir otro grifo de la casa mientras te estás duchando sin abrasarte o congelarte, etc. es un verdadero rollo.

    ResponderEliminar
  7. Muy buena aportación, Car. Te doy toda la razón con lo del ruido. A veces en España es un infierno. A mí que ya no estoy acostumbrada a tener que ir por la vida gritando para que me oigan cuando voy me hace quedarme afónica.

    Eso de la suciedad en los bares es verdad. Sin embargo, en las calles, aquí depende del barrio. Por los barrios más pobres no pasa el servicio de limpieza y la calle da verdadera pena.

    ResponderEliminar
  8. Severino, sí, cualquier sitio tiene cosas buenas. Pero no en cualquier sitio te dejan estar. Y desde luego en Dinamarca no es el sitio más abierto para ello. Desgraciadamente.

    ResponderEliminar
  9. Suenas como enamorada de DK!!! yo tengo un grado de excepticismo, de que aunque pase el tiempo, no llegare a ese grado de disfrute :D.

    ResponderEliminar
  10. Es verdad, María Inés, en algunas cosas sueno como si estuviera enamorada de Dinamarca, pero es que en algunas cosas lo estoy. Si no, no podría soportar vivir aquí con todo lo malo.

    ResponderEliminar
  11. Esto es lo que tiene el ir leyéndote en orden, no es la lista que yo decía en la entrada anterior.
    Eso sí, me doy cuenta de que si España tuviera esas cosas que dices, yo me largaba inmediatamente a Mauritania, por ejemplo. Ya sé que es cuestión de gustos. Pero me parece bien que buena parte de las cosas que dices estén a dos mil kilómetros.

    Lo digo teniendo en cuenta la globalidad de una lista tan amplia. Aunque alguna cosilla de las que pones también me gustaría a mi, como por ejemplo "La ligereza con la que los daneses se desnudan en cualquier sitio", por lo mal que lo paso cuando voy a una playa textil...que muchas veces me tienen que avisar porque ven que me estoy desnudando del todo jajaja.

    Salu2

    ResponderEliminar
  12. Echo de menos la paz y la tranquilidad que se respira en Dinamarca.... al menos en Aalborg solo se escuchan los pajaritos... es delicioso. Echo de menos que la gente no sea tan ruidosa... la naturaleza.... A mi novio y su familia, of course (eso lo primero)... Echo de menos los pájaros, los árboles... e incluso la sacarina ;) Echo de menos que las calles sean anchas y que aparcar no sea un infierno.... Echo de menos el chocolate caliente, la carne de buey cocinada en barbacoa... cenar a las 7 de la tarde y tener tiempo para muchas cosas antes de dormir... Echo de menos mirar el horizonte sin que los edificios te corten el paso.... echo de menos la nieve... que en Sevilla la ves en postales y libros de texto... Echo de menos tener 24 grados y poder pasear sin derretirme en el asfalto... Echo de menos unos ojos azules que me sonrían en la misma forma que los míos se alegran de verlos... y ya termino o me pongo sentimental.... snif..... Besos!

    ResponderEliminar
  13. Markos, supongo que es cuestión de gustos. Me imagino entonces que hay cosas que a ti te encantarían, pongamos en Mauritania, y a mí no me gustarían nada :-D

    En eso de las playas aquí estarías muy a gusto. Todas son textiles y no textiles.

    ResponderEliminar
  14. Glauka, eso de la sacarina necesita explicación... Será que es tarde y estoy un poco aturdida.

    ¿El chocolate caliente? ¿De beber, dices?

    Eso de los edificios creo que es más en Aalborg que en donde yo vivo :-D

    ResponderEliminar
  15. Sí, sí, sí Lille, creeme, yo soy una "adicta" al azucar y sé distinguir lo que lleva fructosa, sacarina, lactosa, azucar de caña, de remolacha... y te prometo que tanto los helados, como el yogur y los pastelitos en Aalborg me saben más a sacarina que a azucar, por lo que me paso el día poniendo a veces un extra de azúcar.... ay que yo debería estar menos enfocada hacia lo dulce! pero me pasa como a las abejas.... me pirra lo dulce!! Así me va.... que no hay quien baje de peso ;)
    Y respecto a los edificios, creo que tienes razón: en Koebenhavn los edificios son más altos y están mas juntitos.. en Aalborg es una delicia de paisaje... límpido.... casi te da la sensación a veces que el campo tiene la misma extensión del mar... añoro el horizonte!

    Y el chocolate caliente también lo tomé en Koebenhavn este invierno. He visto que en Aalborg también es costumbre... :) si, para beber claro :)

    Besitos!

    ResponderEliminar
  16. Ya veo... Entonces a ti te gusta más el sabor del azúcar. A mí me gusta más el del azúcar de caña muy moreno y que parece un poco húmedo. Muscovado se llama en inglés (no sé en español) y es el mejor :-P

    Eso del chocolate caliente, supongo que entonces te refieres a un cacao con nata encima. Yo es que si escucho chocolate caliente pienso en la versión mega espesa española :-D

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Hm, algunas de las cosas que dices que echas de menos en españa, yo sí que las tengo en españa. supongo que también depende de a qué parte de españa vengas ( yo soy de barcelona). Aquí (en barcelona, sí que encontrarás:

    - restaurantes étnicos de inmigrantes a bajo precio.
    - comer sandwiches en cafés (viva starbuck's)
    - agua caliente sin encender el calentador (eso sonaba muy a que somos prehistóricos... jaja. más bien depende de cada casa. yo tengo calentador de luz y no hay que encenderlo para tener agua caliente).
    - lo de la vida universitaria competitiva o no, aquí depende mucho de la carrera. Los más competitivos son Derecho, y quizás también Medicina. Yo estudio Psicología y, salvo los empollones repelentes, con los demás buen rollito y traspaso de apuntes etc.

    En fin, ya ves.

    ResponderEliminar
  18. Tienes razón, Iskah, en Madrid ahora también se encuentras algunas de esas cosas que dices. Pero de cualquier modo es un poco diferente. Los restaurantes étnicos son de lugares diferentes y todavía muy pocos. Los cafés y sandwiches no son los de estilo Starbucks, que también, sino cafés con velitas y ambiente acogedor... Y la vida universitaria competitiva también existe aquí en algunas carreras (Derecho, Retórica, Film).

    ResponderEliminar
  19. yo lo único que quiero decir es que conozco,me imagino, ó me han contado, todos los "contras" de vivir en Dinamarca.Yo vivo en España ,pero que quieres que te diga LilleSkvat,yo estoy enamorado de Dinamarca , incluso demasiado...

    ResponderEliminar
  20. Anónimo, todos los sitios tienen sus cosas buenas y sus cosas malas. Te recomiendo que eches también un vistazo a lo que echo de menos de España viviendo en Dinamarca.

    ResponderEliminar
  21. Lille Skvat:Lo sé,lo sé,lo sé.Me gustan,¡como no! muchas de las cosas nuestras,pero...mi corazón está en Dinamarca.Que quieres que le haga ,los humanos somos a veces así de tontos;imaginamos, creemos,esperamos,pero,afortunadamente también amamos (a veces incluso de forma irracional, sin expolicación alguna).
    Un abrazo y felicidades por tu blog,por éste foro.
    Anónimo.

    ResponderEliminar
  22. Si tu corazón está en Dinamarca acabarás viviendo aquí, seguro. Así que ánimo. Y gracias por las felicitaciones :-)

    ResponderEliminar
  23. Si yo fuera danes tendr´ia envidio del precio de los coches: Seat Cordoba 100CV 2.000cc 15.000€ En Dinamarca costar´ia m´as del doble.

    Yo pago el 30% de impuestos en dinamarca pagar´ia el 50% o m´as.

    Y el sol, yo vivo en Burgos ciudad con fama de fr´ia y es cierto en invierno hace algo de fr´io pero casi siempre tenemos sol.

    ResponderEliminar
  24. Anónimo7/3/10 19:32

    Hola Lille Muy interesante tu blog, soy estudiante, y espero acabar este año los estudios, y marchar a conocer un poco de mundo, y sobre todo irme a vivir a un país nórdico, como puede ser Dinamarca. Pero la verdad no se por cual decidirme. Ya q veo que tienes una gran conocimiento sobre estos temas, me podrías decir cual es la diferencia entre Dinamarca y los demás países nórdicos como Suecia, o Noruega. Y Otra pregunta a cual te irías tu su pudieras elegir…

    ResponderEliminar

Si tienes problemas para dejar tu comentario, vuelve a pulsar en "Publicar". Casi siempre con insistir un par de veces funciona. Si no también puedes enviármelo a mi email en lilleskvat(a)gmail.com