07 octubre 2009

Clientes sin educación en el mundo de la traducción

Por mi trabajo como traductora a menudo recibo llamadas de teléfono o emails de clientes solicitándome una tarifa o información para un determinado proyecto. Contestar a todas esas llamadas e emails lleva su tiempo, pues cada caso debe ser estudiado. Sin embargo, es muy habitual recibir respuestas maleducadas o directamente después de todo tu esfuerzo no recibir ninguna respuesta. Eso cansa y cabrea.

Si llamas a una persona y le pides algo, lo normal digo yo que es hacerlo con educación. Al menos un mínimo. Sin embargo, hay gente que cree que estás por debajo porque tú eres el que haces un servicio para ellos y te trata de una forma completamente irrespetuosa. De hecho, a veces incluso en la primera toma de contacto te escriben barbaridades varias: te acusan de precios elevados sin ni siquiera conocerlos, te recuerdan que ellos ponen las condiciones, te indican que si no están de acuerdo con la calidad del trabajo entregado luego no te pagarán, te recuerdan que si te pagan lo harán bajo sus condiciones al precio que a ellos les dé la gana y en la fecha en la que les parezca, etc. Y todo esto sin ni siquiera darte una oportunidad para abrir la boca.

¿Os parece exagerado? Aquí os pongo algunos ejemplos de cosas que me han dicho ya en la primera conversación:
  • El precio por palabra que pagamos es 0,01 (algo bajísimo) y si no te interesa no te molestes ni en contestar.
  • El precio por palabra es 0,01 (pues eso, bajísimo) y no te pagamos si al recibir la traducción no estamos conformes con la calidad.
  • La fecha del pago es 90 días después del día 1 del mes siguiente al que el cliente nos pague a nosotros la traducción. Si no nos paga, no te pagaríamos, por supuesto.
  • El precio varía según la calidad de la traducción. Cuando entregues el encargo lo valoramos y te pagamos el precio que pensamos justo.
  • La entrega tiene que ser el lunes (siendo viernes por la tarde) pero por supuesto no pagamos nada por trabajar en fines de semana, por las noches o de forma urgente.
  • Cuando me mandes la traducción me envías también todos los glosarios y memorias de traducción que has creado para que si hay que volver a traducir un texto similar no tengamos que pagar a otro traductor.
  • Los espacios en blanco entre las palabras no se pagan, así que recuerda incluir un descuento en tu presupuesto.
  • Hay palabras repetidas en el documento (ejemplo: que, la, un, etc.), así que esas palabras repetidas no se pagan.
  • Aunque el ordenador cuenta 1000 palabras yo las he contado a mano y en realidad son 623, así que solo te pago por el número de palabras real.
  • Tenemos otro traductor que quiere hacer el trabajo por 0,01 (una miseria), así que si quieres que te demos a ti el encargo tienes que ofrecernos algo más barato.
  • Ya sé que es a última hora, pero total solo tienes que mover unas cuantos proyectos de tu agenda y meter el mío.
  • Si la traducción no es correcta te llevaremos a juicio. 

Y puedo seguir un rato pero mejor lo dejo porque me molesto de solo pensarlo. Por supuesto ante todas estas frases lo que yo hago es directamente no trabajar con esos clientes. Si las cosas empiezan así, ya se sabe que acabarán mal...

También tenemos las reacciones agresivas y maleducadas al recibir un presupuesto:
  • ¿De dónde te has sacado ese precio?
  • ¿Por esa tarifa también me limpiarás los zapatos, no?
  • Pues mi socio me ha dicho que él paga mucho menos por sus traducciones.
  • Las tarifas en España son mucho más bajas.
  • Los traductores en Latinoamérica son mucho más baratos.
  • Creo que me he equivocado contigo: está claro que engañas a tus clientes.
  • ¿No me puedes hacer un descuento por la crisis?
  • Buf, con tus tarifas pierdo dinero...
  • Mi ordenador cuenta las palabras de otro modo y salen 7939 palabras menos, así que no te pago por esas.
  • Y sigue y sigue...

Por supuesto, luego están esos que te piden un presupuesto amablemente, que hablan contigo 10 veces por teléfono y te mandan 15 emails que parece que todo va bien y de repente cuando llega el momento de firmar el acuerdo nadie más te vuelve a contactar. A veces has estado preparando cosas durante horas y al final no se molestan ni en decirte que no están interesados. Eso, especialmente con las cosas urgentes y con las interpretaciones, da mucha rabia. Te quedas en duda esperando todo el día como una imbécil sin saber si es que no tienen interés o si es que están todavía estudiándolo o qué.

Además tenemos a los que se intentan aprovechar con toda la cara. Cuando ya has hecho un contrato de repente les surge algo más que te intentan hacer traducir sin pagarte por ello. O la reunión en la que tienes que interpretar en lugar de estar programada a las 10 empieza a las 8 pero acaba a la misma hora y ya no te pueden pagar más... O te piden que les ayudes con gestiones que nada tienen que ver con tu trabajo ya que tú hablas danés y por supuesto esas gestiones llevan horas...

Y por último tenemos a los jetas, los que no quieren pagarte. Con ellos en apariencia todo iba bien, haces la traducción y cuando se la envías no te confirman ni que la han recibido. Envías un email tras otro y nada. Nadie te contesta. Llamas por teléfono y el encargado está ocupado, o dicen que el pago está en camino y no entienden por qué no te ha llegado, o te aseguran que te van a pagar ese mismo día y siguen sin hacerlo. Algunos incluso se permiten el lujo de intentar volver a negociar un precio: es que es muy caro, solo te podemos pagar la mitad, o lo tomas o no te pagamos nada... Y desde luego eso sin olvidar las empresas que son conocidas en Internet por ir estafando a los traductores en serie, uno tras otro, cobrando a los clientes pero no pagando nunca a sus traductores.

Solo una nota final: me pregunto yo qué diría el fontanero si al llamarle le intentas poner tú el precio, le exiges que te rebaje el presupuesto por los espacios en los que hay aire o en donde las tuberías se repiten, le insinúas que los fontaneros de India trabajan más barato y que por tanto sus tarifas son demasiado altas, le intentas obligar a que acepte que el pago no sea hasta dentro de varios meses y solo si estás conforme con la calidad del trabajo, le pides que ya de paso te pinte el tejado que tú no sabes hacerlo y al final le dices que no puedes pagarle porque no tienes dinero suficiente. Absurdo, ¿no? Pues sinceramente no veo la diferencia.

¿Qué? ¿A que dan ganas de ser traductor y tener tu propia empresa? :-(

votar





24 comentarios:

  1. Hombre, aunque es cierto que hay comentarios muy maleducados e irrespetuosos, hay otros entendibles. Como el de la calidad, porque es normal que n oquieran una chapuza. Ademas, que estas presuponiendo que la persona que hace el servicio lo hace bien, y eso n oes siempre asi. HAy servicios en los que las personas contratadas hacen malas practicas para timar a los clientes.
    Por ejemplo, un cerrajero te puede cobrar un paston por abrir una simple cerradura, algunos ni siquiera con una herramienta adecuada, y estafarte.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Dios mio, que gente tan mal educada. Me he quedado un poco a cuadros cuando lo estaba leyendo...por desgracia gente así, y que te hace perder el tiempo hay en cualquier sitio. Habrá que tener paciencia

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Por curiosidad, sólo una pregunta: ¿dónde te formaste como traductora? ¿en España o en Dinamarca? ¿en qué Facultad?

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Qué fuerte! No conocía el mundillo este de la traducción. Pues vaya clientes... qué jeta, ¿no?

    Desdeluego, maleducados y gilipollas hay en todas partes. Encima van con exigencias, habrase visto...

    ResponderEliminar
  5. Anónimo8/10/09 0:57

    ya me habian contado algo de este mundillo pero no con tanto detalle :)

    Que sufrimiento! no te compensa trabajar para otro u opositar?

    ResponderEliminar
  6. Ohhhh... Lille, qué barbaridad! la verdad que la educación es una virtud que no todo el mundo posee, la verdad que hay gente para todo, yo he trabajado varios años de cara al público y de verdad que hay clientes que madre mia, los hubiese aplastado ahí mismo, sobre todo a ellas, son las peores =( y más los nuevos ricos.

    Ánimo Lille, y mucha paciencia, no todo el mundo es como nos gustaría que fuesen, hay.... otro gallo cantaría.

    Saluditos Lille =)

    ResponderEliminar
  7. Paciencia con los maleducados ...en todos los trabajos te encuentras este tipo de gente.
    Un abrazo
    Maria

    ResponderEliminar
  8. Querida Lille, cuando sales al mundo solo con lo que sabes hacer esto es lo que sucede!!...no es solo en traduccion, eso pasa en todos los ambitos!! no falta el pelado, que te quiere ver la cara jajajja, pero agarraras experiencia y sabras cuando decir, "estos terminos no me interesan, aqui tiene mi tarjeta, en caso de...vi ses", el instinto, en este caso es lo basico, si crees que pierdes tu tiempo, seguro asi es!!
    Solo tres palabras para mentalizar y acuñarle al cliente, en el crudo mundo de los negocios: seguridad "yo lo hago mejor", confianza "saldra perfecto y a tiempo", y respeto "mi trabajo es el mejor", y la verdad terminan creyendolo!! Ahora si de verdad que uno es taaan super no viene al caso jjajaja :D ;)

    ResponderEliminar
  9. Vaya una jeta que se gasta la gente, no? Joder, qué se creen? Que traducir es tan fácil y rápido? Y lo que pagan es.... No saben las horas que lleva eso!

    Ah! Pero eso no me quita las ganas de ser traductora! :D Llevo quieriéndolo ser desde que era una enana. Los idiomas me encantan. Así que cuando termine Bachiller estudiaré traducción (al ser podible de lengua árabe).

    Qué le costará a la gente tener un mínimo de educación? No creo que sea tan difícil...

    ResponderEliminar
  10. Si yo te contara... 20 años conociendo la industria de la traducción de primera mano... y viviéndola hoy de carca al más alto nivel... haz caso a Monttse y oposita. La Comisión Europea es un buen destino.

    ResponderEliminar
  11. Soy diseñador gráfico y, salvo en algunos matices, puedo decir que he vivido casos semejantes. Desde el cliente de buena fe pero que no tiene ni idea de lo que está encargando (por tanto no valora el trabajo) hasta el delincuente que encarga un trabajo que ya sabe que no va a pagar.
    ¡En fin, gajes del oficio!
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  12. Alejandro, no estoy de acuerdo. El tema de la calidad: 1. Si no están de acuerdo la solución es no volver a contratar mis servicios. 2. Si no dominan uno de los dos idiomas, ¿cómo pueden valorar la calidad de una traducción? 3. Por supuesto que hay que presuponer que el servicio se hace bien si te lo hace un profesional. Igual que presupones que las tuberías son de calidad cuando te las pone un fontanero. Por supuesto que timadores hay en todas partes, pero te aseguro que en el mundo de la traducción suelen estar en el lado de los clientes que no quieren pagar.

    Dile al cerrajero que vaya hasta tu casa y haga el trabajo y luego que no estás conforme porque lo hizo con la mano izquierda en vez de con la derecha y por eso no le pagas a ver qué te dice.

    Un abrazo para ti también.

    ResponderEliminar
  13. Kike, paciencia desde luego que hace falta... Y a veces también un préstamo porque eso de vivir del aire cuando el cliente se niega a pagar el trabajo que has estado haciendo durante los últimos meses "porque su empresa tiene problemas con la crisis" me da crisis (económica y psíquica) a mí.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo, en España, en Reino Unido y en Dinamarca. ¿Por qué? ¿Estudias tú en algún sitio y crees que nos conocemos? ¿O...?

    ResponderEliminar
  15. Kissu, eso mismo, mucha jeta hay por el mundo...

    ResponderEliminar
  16. Monttse, eso de opositar no lo veo. En todo caso para la UE o la ONU. Lo demás no me convence.

    ResponderEliminar
  17. Azul Cielo, trabajar cara al público debe ser un desgaste psicológico increíble. Hay gente verdaderamente insoportable. ¡Ánimo!

    ResponderEliminar
  18. María, es verdad, en todas partes hay gente así. Lo malo es si tu supervivencia económica depende de la educación y el humor de la gente.

    ResponderEliminar
  19. Inma, por suerte (y trabajo duro) la experiencia ya la tengo, pero aun así tengo que soportar los malos tonos a la hora de negociar antes de contestar "ahí te quedas".

    ResponderEliminar
  20. Deny Translations: And I should add: Unfortunately!

    ResponderEliminar
  21. Mariano, ¿también eres traductor? No lo sabía.

    ResponderEliminar
  22. E Bosch, sí, creo que tu profesión y la mía tienen muchos puntos en común, y algunos de ellos no son precisamente para alegrarse. Gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  23. Si, si no digo que sea educado exigir la calidad, pero que es entendible.
    1 Dices que si no estas de acuerdo con al calidad que no se vuelva a contratar el servicio... Tu crees que la primera estafa se debe dejar pasar? Osea, mientras alguien te estafe una vez solo todos contentos, no? Y ademas, que pasa, que no se puede uno quejar? Tu no te quejas de muchas cosas? Por ejemplo, si te quejas de Dinamarca, crees que deberian decirte, "pues vete a otro pais, si no te gusta este" SI ofrecen un servicio, y se paga por el, se puede quejar por la falta de calidad. LAs cosas no son asi, si algo esta mal, uno se queja. EN este caso es demasiado precipitado hacerlo antes del trabajo, pero no significa que no se pueda hacer.
    2 Mejor me lo pones. Porque si encima no saben si el resultado es de calidad, es mucho mas aceptable que la exijan, al no poder saberlo por ellos mismos.
    3 No, las estafas vienen de esa presuposicion. No todos lso servicios estan realizados por profesionales, por mucho que se anuncien como tal. Hubo un tio hace poco que la unica cosa que habia hecho era ser msajista o algo asi en un gimnasio, y de ahi, sin titulos ni nada, se monto una clinica donde operaba incluso de neurocirugia.

    A ver, que yo no te digo que los traductores sean timadores, ni que los clientes unos santos. Esta claro que hay comentarios que te hace nque son muy irrespetuosos. Solo digo que los comentarios que exigen calidad son entendibles. Precipitados, pero entendibles.

    Y ademas, con tus mismas palabras. IS no te gusta un cliente, no le vuelvas a hacer un trabajo, pero eso si, no te quejes. Y esta entrada es una gran queja, te lo recuerdo. Pues al igual que tu te quejas de la falta de modales, la gente se puede quejar de la falta de calidad, y mejor me lo has puesto si no pueden saber si lo que les dan es de calidad y es mas facil que les estafen.

    EL ejemplo del cerrajero no es correcto. No es que lo haga con al mano izquierda o la derecha, sino que, por ejemplo, te cobren 400 euros por abrir una puerta, y encima con uan herramienta no de cerrajero, lo que indica que lo que pasa es que el tio sabe reventar puertas (o sea, que sabe como entrar en una casa...por quiza un pasado un poco oscuro) . Y eso yo lo he visto en un reportaje. Tu que le dirias? Encantada, toma 400 euros, me sobra el dinero. Ah, y como puedes ver, vivo sola.
    Pues no, te esta estafando con el dinero, asi que tanto no le deebrias pagar, y encima a ver que puede hacer si sabe reventar puertas.
    Pero bueno, que puse el caso del cerrajero para que pudieras ver como alguien te podia estafar. El ejemplo de cerrajero que pones tu no es lo mismo pues yo no me refiero a una nimiedad como la mano con la que se hace el trabajo. Me refiero a que el supuesto profesional no sea tan profesioanl y encima te cobre un paston.

    ResponderEliminar

Si tienes problemas para dejar tu comentario, vuelve a pulsar en "Publicar". Casi siempre con insistir un par de veces funciona. Si no también puedes enviármelo a mi email en lilleskvat(a)gmail.com