24 agosto 2011

Cuando más tengo que decir menos puedo decirlo

Yo que por lo general parezco tan elocuente y capaz de expresarme y soltar de forma directa sin ningún tapujo cualquier pensamiento o sentimiento, creo que confundo a algunas de las personas a mi alrededor que, acostumbradas a mi estado general, se ven desconcertadas y no pueden entender muy bien que a veces en los momentos en los que tengo más cosas verdaderamente importantes que decir es cuando no soy capaz de abrir la boca y explicarme. Si algo me afecta en serio personalmente, en ocasiones hasta que comprendo mis pensamientos y sentimientos y reúno las fuerzas para verbalizarlos me lleva un poco de tiempo. Si la persona que está a mi lado tiene la paciencia para aceptar que es así y darme ese tiempo de reflexión o empoderamiento, sé que siempre acabo soltando lo que tengo dentro y necesito decir. La presión temporal sin embargo no me ayuda. Y tampoco la impaciencia, la falta de interés o ver que la persona frente a mí no es capaz de entrever en mis frases cortas y mi mímica más calmada el algo que me pasa y lo que necesito en ese momento. 

votar





1 comentario:

  1. Anónimo24/8/11 9:04

    Buenos dias Lille.

    Me paso a menudo por tu blog, aunque no siempre escribo comentarios. Enlazando la entrada de ayer dia 23 y la de hoy, parece que las dos tratan de problemas de comunicacion, en un caso excesiva, en otro escasa.

    Sólo puedo decirte que tu tienes la llave del blog, si parece que va a inundarte, ¡¡cierralo!! aunque sea por una temporada...

    No dejes que la máquina te controle, es una puerta abierta a todo el que se pase y, como bien dices, creemos que tenemos derecho a criticar, censurar, alguna vez aplaudir, todo lo que muy valientemente publicas en el blog, ya sea verdadero, falso, erróneo o perfectamente correcto, sin acordarnos de que eres tu quien se expone.

    Desde aqui te pido disculpas si alguna vez te sentiste ofendida por algun comentario; te pido que sigas con el blog; pero sobre todo te pido que si decides terminarlo por agobio, sepas que tienes todo mi respeto y comprensión por hacerlo, que te agradezco este tiempo de información y puntos de vista diferentes y que seguro es util para mucha gente.

    Creo que en este caso tu SI tienes la última palabra.

    Animo, que de las horas bajas tambien se aprende.

    ResponderEliminar

Si tienes problemas para dejar tu comentario, vuelve a pulsar en "Publicar". Casi siempre con insistir un par de veces funciona. Si no también puedes enviármelo a mi email en lilleskvat(a)gmail.com