02 agosto 2011

El policía bromista

¿Es aceptable ir a la comisaría de policía y tener que aguantar al policía de turno bromeando? Porque a mí no me lo parece y sinceramente me resulta en sí mismo un abuso de poder. Especialmente si este tipo de bromas se hacen en situaciones en las que el supuesto "bromista" está en una posición claramente superior a ti y no puedes contestar ni reaccionar. Y todavía más cuando el motivo de las bromas son prejuicios y estas van seguidas de un comportamiento discriminatorio y completamente inaceptable.

La situación:

Voy a la comisaría a por un papel con mis antecedentes penales, algo que aquí en Dinamarca te exigen que muestres para ver que está limpio y con ello poder trabajar en determinados lugares, posiciones y empresas e instituciones. Sale un policía, hombre danés de unos 50 años, muy alto y con actitud no muy simpática. El tipo me pregunta qué quiero. Se lo explico y me dice:

Policía: Pues no sé si te lo podemos dar. ¿Está tu historial limpio? No lo parece.
Yo: No sé, supongo. (A preguntas estúpidas y comentarios fuera de lugar, respuestas igual de bordes).
Policía: Tal vez no lo está, pero si quieres que te lo demos limpio me tendrás que dar un poco de dinero.
Le miro atónita. Está haciendo una bromita sobre que le dé dinero por debajo de la mesa para limpiar mi historial, y está suponiendo que cuento con algún antecedente porque tengo acento al hablar danés, tengo un peinado un poco radical, soy de otra cultura y se ve que no soy la típica madre de familia de treinta y pico. Y para recolmo mi voz está completamente ronca ese día, lo que hace que todavía le parezca menos "normal".

Policía: Bueno, ¿qué?, ¿te parece bien?
Yo: NO.
Policía: Dame tu identificación y me lo pienso.

Saco mi tarjeta de identificación danesa. El tipo me mira con cara de sorna.

Policía: ¿No tienes una identificación con foto? Quiero ver tu pasaporte o tu permiso de residencia.
Yo: Tengo esto (el DNI), que es mi identificación española y tiene foto.

Se lleva mis dos tarjetas, me trae un formulario y se va al ordenador. En el formulario leo que solo hay que dar la tarjeta de identificación danesa o el número de la seguridad social (CPR). Me molesto enormemente porque en mi caso por supuesto no ha sido suficiente con eso, también quería ver mi puñetero pasaporte o permiso de residencia. Lo cual es, además de su bromita, otro abuso de poder y un caso claro de discriminación.

Pasan unos minutos. Vuelve y me da mis tarjetas y el informe de antecedentes completamente vacío, por supuesto. Y se despide de mi con tonito de comedia que hace que los otros se rían en alto diciéndome "Adiós, Señora X" (la X es mi apellido que no suena precisamente extranjero). O sea, que definitivamente al tipo no le parezco ni una persona que pueda identificar como una señora, ni con una danesa, ni con alguien sin antecedentes penales. Y me lo tiene que dejar claro y hacer que los otros cuatro policías allí presentes participen de la broma. 

Salí de la comisaría con una sensación horrible, como si me hubieran agredido. Las bromas, cuando la persona objeto de ellas no puede ser partícipe, no son bromas, son abusos. Cuando encima las realiza un grupo de personas con poder, el abuso todavía es más claro. Cuando para rematarlo van seguidas de un acto claramente discriminatorio como es solicitar mi pasaporte innecesariamente, muestran que tienen una base foba que es muy peligrosa. Y cuando encima es el propio organismo al que hay que ir a denunciar estos casos el que se comporta de este modo, la sensación de desprotección es enorme.

votar





6 comentarios:

  1. Anónimo2/8/11 21:48

    pues mi opinión es que alguna ONG o similar debería de empezar a contabilizar este tipo de "microracismos. No son comparables con racismo "de verdad" (redadas para identificar inmigrantes en Lavapiés, p.ej.), pero son un comienzo.
    Yo vivo en Alemania, y he tenido situaciones también peculiares, sin llegar a un caso como el tuyo.

    ResponderEliminar
  2. Yo también vivo en Dinamarca y me ha sorprendido e indignado lo que has descrito. Sorprendido porque no me esperaba una actitud así por parte de un danés, aunque poco a poco me voy dando cuenta que no es todo como me lo había imaginado.

    Indignado por el abuso cometido por el funcionario aprovechándose de su posición. Comprendo el problema que supone denunciarlo y no se que decirte. Solamente que espero que no vuelva a ocurrir.

    ResponderEliminar
  3. Yo pensaba que los nórdicos era más profesionales. Otro tópico que se deshace.
    ¿Quién te iba a decir que estando en Dinamarca ibas a hacer prácticas por si un día vas a México? (sí, yo haciendo amigos como siempre, pero con cariño)
    Salu2

    ResponderEliminar
  4. Anónimo4/8/11 9:39

    Buena entrada, como es habitual, pero...
    Tontos hay en todos los lados, listos también, lo mismo se aplica a graciosetes y bromistas. Y por supuesto "abusones" (en Mexico, en Dinamarca y en España).
    El problema se genera cuando la situación se convierte en intolerable. Y la siguiente pregunta es de cajón... ¿qué es intolerable?.
    No tengo ni idea de lo qué pasó, no conozco al policía ni a ti, pero me atrevo a sacar alguna conclusión.
    Porque te sigo casi a diario me doy cuenta que estas muy sensibilizada con las "fobias". Luchas contra ellas y a veces siento que tu misma las generas... fobia a la fobia (¿refobia?).
    Como bien indican David y Markos, debería ser un funcionario (trabajando para el ciudadano) más profesional y que no abuse de su posición.
    No sé cómo funciona en Dinamarca, en España podías haber pedido entrevistarte con su superior, si tenías testigos de su actitud todavía mejor. Podías haber pedido su número de placa (o de funcionario) y presentar una queja formal o denuncia... desde luego se convierten en procesos largos y dificiles para los curritos de a pie y con pocas probabilidades de triunfo, pero existen!!!
    Otra cosa es que seas lo suficientemente valiente y paciente para llegar al final con todas las consecuencias...
    El que aqui escribe no tiene ganas de meterse en esos berenjenales, asi que... agachar las orejas!!
    Eso si!! Recuerda que no ofende el que quiere, sino el que puede!
    Yo creo que un cincuentón danés pidiendote un pasaporte o identificación (que no era necesario) vestido de policía o de Hommer Simpson, está muy, pero que muy lejos de poderte ofender.

    ResponderEliminar
  5. Fuencisla4/8/11 11:25

    Lo primero que pensé cuando leí esto fue: "Esto en España no ocurriría", cuando volví a pensarlo fue: "Esto en España no me ocurriría a mi". Lo cierto es que hasta que no somos extrangeros en cualquier parte no sabemos como fuenciona esto de la Xenofobia.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo4/8/11 19:26

    Siempre me paso por tu blog, aprendo tanto, disfruto mucho, me mueve el cuerpo, en fin. No quiero que se pase el tiempo sin decirte que lo que hizo el policia no es una broma es acoso (hararrasment en ingles). Las bromas son entre iguales y este guacho no es tu igual, el posee el legitimo uso de la fuerza y por lo tanto es una relacion de poder. Si tienes energia deja sentado el incidente en algun lugar de defensoria ciudadana para que asi protejas a otras victimas. Suerte y sigue linda.

    ResponderEliminar

Si tienes problemas para dejar tu comentario, vuelve a pulsar en "Publicar". Casi siempre con insistir un par de veces funciona. Si no también puedes enviármelo a mi email en lilleskvat(a)gmail.com