28 enero 2009

Hablar en círculos


No hay nada más frustrante que estar hablando con alguien durante horas intentando llegar a un acuerdo, o intentado que entienda tu punto de vista, y que la discusión o la charla termine en el mismo punto donde ha empezado. Te sientes como en un tiovivo de feria dando vueltas en círculos, pasando una y otra vez por delante de la misma piedra y el mismo arbusto... solo que aquí las piedras son frases y los arbustos son ideas. Sobre todo es terrible cuando crees que la persona ha entendido lo que estabas diciendo, cuando parece que la charla está llevando a algo productivo, a un entendimiento y un avance, y entonces de repente ¡zas!, te suelta algo que es exactamente igual a lo que había dicho al principio y que tú has estado intentado rebatir durante horas. Eso te desinfla completamente. Y desde luego que te quita las ganas de seguir charlando. Total, ¿para qué? Nunca llega a ninguna parte diferente. El tiovivo solo da vueltas.

votar





4 comentarios:

  1. Pues dí las cosas claras entonces. Una vuelta en el tiovivo tiene que ser divertido. Por eso las luces, los caballos y la música...

    ResponderEliminar
  2. Como dicen, la vida es un circo - entras, haces una ronda en la pista, y sales.

    ResponderEliminar
  3. ¡Eso intento! Lo que pasa es que a veces a los que escucháis os cuesta encontrar la sintonía en la que hablo.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo29/1/09 8:19

    Ya estas en la faviconera de Blogtecnia. Saludos.

    ResponderEliminar

Si tienes problemas para dejar tu comentario, vuelve a pulsar en "Publicar". Casi siempre con insistir un par de veces funciona. Si no también puedes enviármelo a mi email en lilleskvat(a)gmail.com