21 enero 2009

¡Ten cuidado!

Ayer aprovechando que hacía un poquito de sol y no mucho viento, aunque solo 3°C, nos fuimos a dar una vuelta por el jardín botánico, que está cerca de mi casa. Por supuesto, con esa temperatura y en invierno, no había mucha gente. Pues aún así, me tuve que topar con el maleducado de turno. 

Resulta que vamos andando por un caminito y viene un hombre detrás al que no habíamos visto. Al llegar a nuestro lado, en vez de decir por favor, ¿me dejáis pasar? o algo similar, suelta ¡ten cuidado!. Nos apartamos los dos un poco asustados pensando que llevaría una carretilla o algo pesado, y vemos que pasa a nuestro lado tan tranquilo y sigue paseando por el camino delante de nosotros. Me doy la vuelta y le pregunto a K: ¡¿no ha dicho que tengamos cuidado?! y él se empieza a reír y dice que sí, que es una forma danesa de pedir que dejes pasar... si no tienes educación. 

Lo cierto es que no es la primera vez que alguien para pedir que le dejes pasar dice eso estando yo delante. Y eso es si tienes suerte, porque a menudo lo único que hacen es empujarte o mirarte mal y con eso ya tienes que deducir que quieren pasar. K dice que son dos culturas diferentes, y es verdad, pero a mí me parece que también es mala educación y a menudo me molesta.

votar





6 comentarios:

  1. Pues mira, me recuerda un poco a mi experiencia en Irlanda. Me voy de vacaciones a Suecia y en el bus de camino a Stockholm desde el aeropuerto uno de los irlandeses va quejandose de que no le gusta ese pais, que son muy cuadriculados y tal. "Fijate que para pasar por la puerta tienes que esperar a que entren los otros y no puedes empujar como seria lo normal."

    Y me preguntaba yo, lo normal donde? En el zoo entre los leones? Ese no tiene educacion? Lo peor de todo es que desgraciadamente parece generalizado.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8/3/09 16:00

    De acuerdo en parte con lo comentado. Creo que en España es peor. "Mamás" con los carritos de coche ( hombres o mujeres) parados de charla en medio de aceras estrechas y concurridas, dificultando el paso de otros peatones que realmente tienen prisa en ir a sus asuntos. Les pides un educado "perdón, podria pasar ?" y te miran como a un marciano. Naturalmente, ellos/ellas también pagan sus impuestos y tienen todo el derecho de pararse a charlar donde les venga en gana... Definitivamente, me quedo con las aceras, a veces muy estrechas, de Copenague ( Gammel Kongevej o partes de la Vesterbrogade); aceras realmente transitadas en las que todo el mundo pone un gran ojo en no tropezar con el vecino y, sin van en pareja o grupos, automáticamente y por lo general, forman fila india para no entorpecer el paso a otros peatones. Alguien ha visto cosa igual en ciudad española ? Que me lo digan, que me mudo ahora mismo. Saludos. Car

    ResponderEliminar
  3. Sí, tienes razón, Car, la gente aquí no se suele parar en mitad del camino sin preocuparse de no dejar pasar a los demás como se hace en España. Sin embargo, a mí me parece que eso de no tropezarse con los demás peatones no es cierto. Creo que para la cantidad de gente que hay aquí en las calles, que es muchísimo menor que en España, muchas más veces se tropiezan contigo de lo que lo harían en España. Creo que allí están más acostumbrados a esquivar los obstáculos... tal vez porque hay más ;-)

    ResponderEliminar
  4. Sigo opinando ( y sufriendo) los tropezones involuntarios ( y descuidados !) de algunos peatones en España. Mi percepción me dice que cuanto más a norte ( de Europa), más cuidadosa es la gente en el tránsito peatonal.
    He paseado algunas veces por Noerrebro ( en verano y con sol de justicia !) y me ha sorprendido la visión de ver tanta gente árabe por las calles. ¿ Y porqué me resulta todo ese ambiente de calle algo familiar?. He tratado de analizarlo. Es por la "cadencia", el paso lento y relajado de muchos arabes como disfrutando de la calle. Algunas barberías llenas de varones, pero de tertulia ! En Gammel Kongevej hay un estanco regido por arabes. Es relajante tratar no solo con el dependiente, sino con el saludo cálido de los dos o tres parroquianos usuales en la "tertulia" en ese comercio. En España, aunque se esté apresurado en un comercio, suele haber una palabra o comentario, ajeno a la transacción, casual y amistoso. Ninguna de las dos formas de trato , nórdica o sureña, es mejor que la otra. Simplemente diferentes. Cada cual se sienta más a gusto con una u otra.Saludos. Car

    ResponderEliminar
  5. Tengo un conocido danés que es muy gruñón, está siempre " a la que salta" con los ciclistas que dejan las bicis entorpeciendo el paso a la entrada de supermercados y cosás así. Lo curioso es que el interpelado ciclista de turno no se inmuta lo más mínimo al ser llamado/a "puerco/a de pocilga" o algo parecido en danés. Como contestación, el aludido refunfuña algo como "tu viejo idiota.." en voz baja como queriendo no llamar la atención. Al final del bonito intercambio de opiniones, ambos se dan pacificamente la vuelta y siguen sus caminos beatificamente. Algo impensable en sociedades un poco más "raciales" como la nuestra; la agresión física estaria asegurada. Seguro ! Saludos. Car

    ResponderEliminar
  6. En eso de no tropezarse de verdad que no puedo estar de acuerdo. De hecho, cuando llegué a Escandinavia una de las cosas que más me chocaba (valga el juego de palabras) era precisamente que al andar por la calle, aunque no hubiese casi gente, los escandinavos se tropezaban contigo sin inmutarse... y por supuesto luego no se disculpaban.

    Sí, muchos españoles empezarían a gritarse y algunos incluso acabarían en las manos... Sin embargo aquí también suceden esas cosas, aunque no tan a menudo. Si quieres verlo tú dales un par de cervezas a tu amigo gruñón y al ciclista de turno y verás cómo todo cambia. Saludos.

    ResponderEliminar

Si tienes problemas para dejar tu comentario, vuelve a pulsar en "Publicar". Casi siempre con insistir un par de veces funciona. Si no también puedes enviármelo a mi email en lilleskvat(a)gmail.com