04 septiembre 2009

Racismo contra los recogedores de botellas en Dinamarca


Como ya he explicado en la entrada anterior, en Dinamarca es muy habitual ver a extranjeros recogiendo botellas por las calles para poder tener unas coronas con las que pagar la comida en el supermercado. Como ya he dicho también muchas veces, esta sociedad cada vez es más xenófoba... Pues bien, ¿cómo creéis que es ser recogedor de botellas en Dinamarca y tener aspecto de extranjero y pobre? ¡Bingo!

Si uno quiere ver la verdadera cara del supuesto no racismo y la supuesta no xenofobia daneses, lo único que tiene que hacer es pasar un par de días sentado en un parque viendo el comportamiento de la gente con los pobres extranjeros que recogen su basura.

Para empezar, por supuesto, nada más útil para que alguien te entienda que tratarle como si fuera un animal. Gritos, empujones, malos tonos, insultos... Si ya además estás un poco borracho y en un grupo, qué mejor que lucirte humillando al pobre chino de turno que se ha acercado a recoger su corona en forma de botella tirada en el suelo. Puedes jugar a quitarle la botella. Puedes lanzarle la botella a la espalda o la cabeza. Puedes decirle cosas racistas o hablarle en un danés coloquial que el pobre no entiende y aprovechar para insultarle y hacer que todos tus amiguitos se rían. Puedes incluso amenazar con pegarle como he visto una vez...

Por supuesto, no todo el mundo es así. También he visto en una ocasión (desgraciadamente la única, todo hay que decirlo) a un chico que le dio una cerveza sin abrir al chino de turno, que se fue feliz a compartirla con su compañero recogedor de botellas.

Sin embargo, la mayoría no es así amable... ¡Ni de lejos! Los comportamientos agresivos y humillantes son tantos que algunos chinos han empezado a ir con camisetas en las que pone: "Please, be fair" (Por favor, se justo). Esto de por sí ya es un reflejo de lo mal que deben ser tratados.

Aparentemente la noticia también ha llegado fuera de Dinamarca. Un periodista sueco vino al Festival de Roskilde a hacer un reportaje sobre el racismo dirigido a los recogedores de botellas. Para ello se hizo pasar por uno de ellos y cuenta su experiencia en esta grabación de radio (que por supuesto está en sueco, así que si no entendéis el idioma no hace falta que pulséis). Lo que descubre, o más bien confirma, es que los recogedores de botellas son tratados como mierda y de forma muy racista.

Como consecuencia de esa noticia, se abrió en Dinamarca un debate en uno de sus periódicos. Si podéis leer danés os recomiendo que echéis un vistazo a la cantidad de comentarios racistas y xenófobos que hay. Especialmente los dirigidos hacia los gitanos son para vomitar.

Pero todavía más vomitivo es leer la versión que de este debate y esta noticia llega a la televisión pública danesa, DR. Como podéis ver aquí (otra vez en danés) lo que han entendido es que son los recogedores de botellas los que molestan a los que se están divirtiendo en el festival. Vamos, que han dado la vuelta a la tortilla como les ha dado la gana y ahora los organizadores del festival hablan de cambiar el sistema para que a los pobres extranjeros (a los que llaman "grupos de intereses privados") no les resulte rentable ir a recoger botellas. Ya es tener poca vergüenza quitar uno de los pocos modos de ganarse la comida del día a los más pobres para no molestar a los que están de fiesta porque alguien recoge su basura. ¡Me parece asquerosamente desvergonzado! ¡Encima de que el puto festival se ahorra miles y miles de coronas en tener a gente recogiendo la basura!

Así que para los que leáis el artículo de ayer y penséis que venir a Dinamarca y vivir de recoger botellas es posible, os aseguro que no va a ser un camino de rosas y creo sinceramente que debe de ser muy difícil salir de ese ambiente.

votar





8 comentarios:

  1. Madre mia... Vaya con Dinamarca... Yo no tenia imagen acerca del pais, ni buena ni mala, pero desde que conozco tu blog es que cada dia me sorprendo mas. Mira que daño hara la gente recogiendo las botellas y ganandose un dinero. Y se han hecho eco de esto en instancias politicas? Aunque siendo como son, me imagino lo que pensaran...

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7/9/09 19:48

    he estado varias veces en Copenaghe por motivos de erasmus y jamás tuve problemas, al contrario, me trataron genial. Son gente estupenda.

    ResponderEliminar
  3. Sí, Alejandro, se han hecho eco, pero no de la mejor forma. Al contrario, ahora proponen leyes para evitar a todos estos que recogen botellas. Faltaría más...

    ResponderEliminar
  4. Anónimo, y cuando estaba de Erasmus, ¿recogías botellas? Porque no veo yo lo estupendo de tratar mal a la gente más pobre de la sociedad y es de eso de lo que va esta entrada.

    ResponderEliminar
  5. Pues yo soy negro y nunca tuve racismo en Dinamarca, yo viene de Senegal a España y mucho racismo. pero ahora en Dinamarca NUNcA racismo, gente siempre buena, siempre tiene trabajo y siempre gente ayuda.
    mi opinion es, usted es un poco rara y mal pensada, usted insulta pais que acoge usted.

    ResponderEliminar
  6. Vale, senegalés. Pero ahora cuéntanos por qué tu comentario ha sido hecho desde España si supuestamente estás en Dinamarca. Siempre igual. La gente se cree que poniendo mala gramática puede pasar por inmigrante y aprovechar para decir lo que quiere. Qué triste.

    ResponderEliminar
  7. Hola. Vivo en dinamarca y como extranjero puedo decir que aquí el racismo viene desde el estado hacia bajo. Les puedo dar como ejemplo la situación de mi hijo que fue expulsado de dinamarca cuando tenia doce años. Yo siendo el padre poseo el 100% de los derechos de potestad sobre mi hijo, el estado danés reconocio mis derechos, pero dijo que estos eran validos en todo el mundo menos en dinamarca. Por lo tanto el niño tenia diez días para salir del pais. Este es uno de los tantos ejemplos que puedo dar. Tengo los documento y las evidencias. No me gusta hablar de racismo, pero es una triste realidad. Saludos

    ResponderEliminar
  8. Los españoles son los menos adecuados para hablar de racismo. He conocido españoles buenas personas pero tambíen otros metebocas y sinvergüenzas. Por un lado dicen: "vienen las pobres criaturas a buscarse la vida" y por otro: "Me cago en dios, esto lleno de negros,sudacas, polacos y todo dios". De todas maneras sin rencores, son bienvenidos a latinoamerica a pesar de la ignorancia e intolerancia de algunos y muchas gracias por todo.

    ResponderEliminar

Si tienes problemas para dejar tu comentario, vuelve a pulsar en "Publicar". Casi siempre con insistir un par de veces funciona. Si no también puedes enviármelo a mi email en lilleskvat(a)gmail.com