03 abril 2011

En el mismo instante

Me he despertado pensando en ti, en la última vez que nos vimos, en todo el tiempo que ha pasado, en que no sé si habrás entendido lo que me ha hecho alejarme. Recordando tu visita a mi casa y lo maravilloso que fue tener contacto físico una vez más, dejarme llevar y declararte mi amor mirándote a los ojos mientras notaba ese maravilloso olor tuyo que es la droga más eficaz que conozco. Reviviendo la enorme alegría que sentí al recibir tu sms lleno de esas promesas tan ansiadas la mañana siguiente a ese café en el que por fin hablamos claro. Me he visto en mitad de aquellos saltos que literalmente iba dando por la calle. Me he sentido volar en esa explosión de alegría. Y por supuesto he terminado rememorando el dolor agudo que sentí con tus sms llenos de crueldad. Con todos los sentimientos rotos una vez más. Con las mismas promesas que nunca se materializan. Con el sueño de tantas noches, pero también tantos días, completamente hecho pedazos. Me he recordado a mí misma que es mejor así, que dueles y que no merece la pena, que por eso ya no te sueño, ya no te pienso, ya no te siento, y me he levantado dejándote en las tinieblas del entresueño.

Una hora después, al encender el ordenador y entrar en mi buzón de correo, mi corazón ha dado un vuelco. Entre los nuevos emails, tu nombre. Me he quedado completamente helada. Te había estado reviviendo en el mismo instante en el que tú has tecleado por primera vez en todo un año mi dirección de email en ese correo. Correo que no es nada para mí. Y que con ello otra vez ha hecho añicos algo precioso y preciado dentro de mí y me ha recordado por qué te había dejado en las tinieblas de mi cama una hora antes.

votar





1 comentario:

  1. Anónimo5/4/11 17:53

    Yo sí sueño contigo y pienso a menudo en ti y te extraño en mi vida. Perdí a mi mejor amiga y la culpa fue enteramente mía. Sé que te hice mucho daño y que no quieres ni verme. No me queda otro remedio que respetar tu deseo. Cuando paso cerca de tu casa tengo miedo de encontrarte porque no tengo ni idea de qué debería hacer si te veo. He hecho una canción que lleva tu nombre para sacarme esta maraña de sentimientos que (como bien dices) ni siquiera entiendo. Lo siento. Siento muchísimo haber perdido el tesoro de tu amistad y encima no haber aprendido nada.

    ResponderEliminar

Si tienes problemas para dejar tu comentario, vuelve a pulsar en "Publicar". Casi siempre con insistir un par de veces funciona. Si no también puedes enviármelo a mi email en lilleskvat(a)gmail.com