19 enero 2011

Definiendo mi edad

El siguiente punto de mi definición sigue siendo igual a lo que dije en mi presentación de hace un par de años. Es decir, sigo estando en los treinta. Sin embargo, ahora que estoy desarrollando estos puntos, quiero aprovechar para hablar de esto también.

Parece que de repente he llegado a la mitad de la treintena y no sé muy bien cómo ha sucedido. Me dicen que eso le pasa a todo el mundo y la verdad es que, aunque en cierto modo es así, me parece que en mi caso es extremo. Hasta hace nada la gente por la calle me identificaba con un chico joven. De hecho teniendo veintimuchos todavía podía permitirme el lujo de entrar a algunos sitios pagando una entrada infantil y tenía que mostrar mi identificación para poder acceder a locales para adultos. Increíble pero cierto. Y ahora de repente tengo que verme en una nueva luz, la de una persona adulta que bajo cualquier estándar no pertenece a los jóvenes y siento una especie de desconexión con mi edad. Siempre me he relacionado con gente mayor que yo. Siempre he querido ser mayor que lo que era. Y ahora de repente me sorprendo de ver lo "mayor" que soy sin haberme dado cuenta. Esto debe de ser algún tipo de disforia.

Y aun así cuando me miro en el espejo me sigo viendo como una persona en el inicio de los veinte. No me he convertido en la supuesta mujer que se esperaba de mí. Ni físicamente ni en mi estilo. 

Creo que una parte de mi desconexión con mi edad se debe a que no vivo la vida que una persona en la treintena suele vivir. Ni en mi vida laboral, ni en mi vida estudiantil, ni en mi vida personal parece que me he convertido en esa adulta que debería ser según los estándares de nuestra sociedad. Y sin embargo tampoco creo que mi vida en esos aspectos fuera la habitual cuando era joven. 

Me resulta muy difícil identificarme con las mujeres que tienen mi edad. Ni tengo su aspecto, ni tengo su vida, ni siquiera tengo su género.

Otra cosa que me sorprende es la importancia que esto de la edad parece tener en la sociedad. Incluso para el amor o el sexo. Parece por ejemplo que hay que buscar una persona con la que tener relaciones de tu edad. Si como yo te enamoras de alguien que está casi en los 50, aunque en mi mundo apenas haya diferencia, la gente reacciona claramente con sorpresa y con cierto rechazo. Parece pues que no solo hay un supuesto género del que te tienes que enamorar, también hay único un rango de edad aceptable.

votar





6 comentarios:

  1. Yo recuerdo cuando tenia veinte años , me siento igual y la verdad que no estoy nada mal pero me guste o no ya tengo treinta y tantos y noto que ya no es lo mismo. Yo pienso como tu , la edad no importa , para mi lo que importa es lo de "dentro" y creo que eso solo lo valoras a cierta edad.
    Un besote

    Maria

    ResponderEliminar
  2. K tiene más de 50 años?

    ResponderEliminar
  3. Creo que tengamos los que tengamos nos sentimos siempre igual. Los años pasan pero en nuestro interior seguimos siendo las mismas personas que éramos años atrás. No debería de haber tanta discriminación por ser mayor

    ResponderEliminar
  4. No, K no tiene más de 50 años. Pero otra de mis ex relaciones anda por ahí.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo21/6/11 0:05

    creo que la edad no importa, lo que realmente importa es estar vivxs

    saludos

    ResponderEliminar
  6. Anónimo6/8/11 1:13

    Hola Lille Skvat, saludos y gracias por tus comentario.
    La edad importa menos que menos cuando se vive con pasión.

    ResponderEliminar

Si tienes problemas para dejar tu comentario, vuelve a pulsar en "Publicar". Casi siempre con insistir un par de veces funciona. Si no también puedes enviármelo a mi email en lilleskvat(a)gmail.com