16 enero 2011

Marroquí

Ayer un yemení en una página de contactos danesa al ver mi foto pensó que era marroquí. Y no es la primera vez que me pasa que árabes o musulmanes me confunden con una conciudadana. De hecho en esta página de contactos no es extraño que me escriban en árabe, persa o turco y tenga que contestar en danés diciendo que lamentablemente no entiendo el idioma del mensaje. Aparentemente los genes de mi ascendencia andalusí y sefardi son más claramente visibles para los árabes, judíos, turcos e iraníes que para los españoles, ya que estos últimos jamás me han confundido con alguien magrebí. De hecho si acaso, en España se creen que soy de más al norte. 

Me resulta muy interesante que alguien del otro extremo del mundo árabe sea capaz de ser tan preciso con su fallo. Para un yemení seguramente parezco una árabe exótica, y lo más lejano para él es Marruecos. Lo curioso es que Marruecos es el país vecino del lugar donde nací, por lo que seguramente muchos de mis antecesores hayan tenido genes comunes con los habitantes de ese país y el yemení no esté muy desencaminado en su suposición.

Lo cierto es que disfruto con este detalle. Igual que disfruto contándoles a los españoles una observación que sé que a muchos les choca y desagrada por puro racismo. En mis viajes por el mundo, el sitio donde he visto que la gente se parece más a la española en su aspecto físico es en Turquía.

votar





3 comentarios:

  1. Cierto, hermosa mirada andalusí. Pero el atuendo parece más bien contra el frío, que para procurar discreción.

    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  2. Supongo que muchos españoles les pasa lo que a ti que sus rasgos son herencia arabe , mi padre es moreno de ojos verdes y parece un araba guapo jajajaj bueno eso tambien es amor de hija.
    Un abrazo
    Maria

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3/7/14 20:30

    Yo soy española y hasta lo que sé, las generaciones anteriores tanto por parte materna como paterna, también. Sin embargo, soy de cabello y ojos oscuros y piel morena olivácea. Pues bien, tooooda mi vida estoy cansada de que hagan referencia a esto como raro y que por narices "tengo que ser de fuera". Bueno, esto sería tolerable, es más, no tiene porqué ser negativo pero lo malo es que he llegado a ser tratada despectivamente o insultada por la calle con lindezas en un tono claramente negativo como "gitana", "mora de mierda vete a tu país" o burlas incluso de familiares.
    La pregunta es: ¿soy menos digna por no ser blanca, rubia y de ojos claros o por parecer de otra etnia que detestan sin motivo?
    Y no es ninguna tontería, es uno de los motivos por los que estoy en terapia psicológica. Hay gente que sufrimos por esos esteriotpos absurdos.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Si tienes problemas para dejar tu comentario, vuelve a pulsar en "Publicar". Casi siempre con insistir un par de veces funciona. Si no también puedes enviármelo a mi email en lilleskvat(a)gmail.com