24 junio 2008

Ser funcionario

Hablando con R y M me contaban el otro día que la oferta de empleo público está bajando. Y lo ven como un error y un horror. Por otra parte, todos, ellos también, se quejan de la funcionaria o funcionario de turno que en vez de hacer su trabajo se está tomando el cafetito o está hablando por teléfono con su amiga. Eso sí, casi todos los españoles que conozco quieren ser funcionarios. Aprobar las oposiciones es el sueño más preciado de la mayoría...
Pues bien, ¿nadie ha pensado que el trabajo de funcionario, aunque seguro para el empleado, perjudica al país? No está bien que cuando vas a una oficina el funcionario se esté tocando los pies y tengas que ir de Herodes a Pilato y vuelta para conseguir un simple papel. No está bien que el Estado tenga que ofrecer empleo público para que los españoles puedan tener un trabajo seguro. Tampoco está bien que la mayoría de las personas estén usando años y años de su vida en estudiar tonterías para aprobar una oposición. Ni que la gente lo que quiera es ser funcionario, da igual en qué, porque lo que quieren es tener un trabajo fácil y seguro, no un trabajo que les guste, les satisfaga o les haga su vida laboral más interesante. Y entonces, si la mayoría estudia años para trabajar en cosas que no le gustan y si finalmente tiene la suerte de acabar aprobando y recogiendo el fruto de sus estudios (que muchísima gente no consigue, hay que recordar), entonces ¿cómo esperamos que el funcionario de turno haga bien su trabajo? ¿Cómo esperamos que esas "empresas" en las que trabajan sean eficaces y funcionen bien?

Si por mi fuera haría como en Dinamarca, donde los funcionarios ya no existen. Aquí acceder a un trabajo público es como acceder a uno privado. Es tu currículum y tus cualificaciones, no un examen. Luego si no funcionas como debes, pues se te puede despedir.

votar





6 comentarios:

  1. Anónimo2/7/08 20:52

    Triste pero cierto... media Espa~a quiere ser funcionaria. Pero vamos, que yo no podria... acabaria aburriendome y dejandolo o algo.

    Pero si prefieren conformarse con un trabajo aburrido y que no les gusta (o que les amarga, como se puede apreciar en muchos funcionarios), haya cada uno.

    Eso si, deberia ser un trabajo como otros. Estoy de acuerdo. De hecho, deberian despedir a la mitad de ellos y ver si la otra mitad siguen tocandoselas o cambian de mentalidad... y ver si la gente sigue so~ando con ser funcionario o ya no.

    ResponderEliminar
  2. ¿Que el trabajo de funcionario perjudica a un país? ¿Perdón? ¿He leído correctamente?

    Los funcionarios no son solo los que hay en las ventanillas atendiendo al público. La mayoría de los funcionarios no son de ese tipo: son médicos que curan, profesores que enseñan o jueces que dictaminan, entre otros. En definitiva, los que dan servicios básicos de los que todo el mundo se beneficia.

    Tampoco me parece que las oposiciones estén fuera de lugar. A mí como ciudadano me gustaría que los servicios públicos los proporcionasen los mejores profesionales posibles. Y no nos engañemos, una oposición es por lo general un proceso de selección mucho más exigente, limpio y eficaz que cualquier otro. Y me parece importante atraer a los mejores tanto para que hagan oposiciones como para que sigan estando motivados una vez que están dando servicios.

    Hay una cantidad de prejuicios extendidos sobre los funcionarios que resulta lamentable. Quien sea un patán, lo será esté donde esté, ya sea el ámbito público o privado, y no lo digo por decir puesto que he trabajado en ambos. En cambio, las barbaridades que hacen día tras día los cargos políticos nombrados a dedo (y que son los que determinan las decisiones que dirigen a los funcionarios) no las queremos ver. Así nos luce el pelo.

    ResponderEliminar
  3. Primer anónimo, el problema es que no solo les perjudica a ellos, nos perjudica a todos. El sistema en sí mismo es el problema.

    ResponderEliminar
  4. Segundo anónimo, claro que has leído correctamente. Perjudica al país. Todos esos servicios de los que hablas no hay ningún motivo por el que tengan que estar cubiertos por funcionarios. En Dinamarca NO HAY funcionarios y todos esos servicios existen y en mayor cantidad que en España.

    El principio de las oposiciones no es malo. Sin embargo, la praxis de las oposiciones no solo es mala, es patética. No son ni de lejos los mejores los que consiguen los trabajos. Y desde luego que los mejores no son los que opositan. Normalmente muy al contrario. Los mejores suelen trabajar en las empresas privadas por unos salarios mucho más altos.

    Un sistema que permite que alguien tenga un trabajo sin despidos y sin exigencias es un sistema que invita a que los que trabajan allí sean patanes y se aprovechen del sistema.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5/9/09 10:36

    Soy el segundo anónimo de nuevo :)

    No quiero contradecirte, pero mi experiencia me dice que en las empresas privadas no están precisamente los salarios más altos, salvo quizás cargos directivos, ni tampoco los mejores trabajadores. Éstos últimos te los encuentras en la misma proporción en el sector privado que en el público o trabajando por su cuenta.

    En lo que dices del sistema, en el fondo estás de acuerdo conmigo, pero no es exclusivo de la administración. Claro que hay fallos (eso es indudable), entonces ¿por qué no los arreglamos?

    Reitero la importancia de atraer y mantener a los mejores en los servicios públicos. Si queremos tener más éxito en ese empeño, propongamos soluciones y mejoras, pero no lancemos piedras sobre la gente que trabaja para los demás (que es algo muy loable e importante).

    Cuando eres bueno y eres consciente de ello no hace falta que nadie te garantice que no te van a despedir. Te sorprendería saber cuantos funcionarios cambiarían con los ojos cerrados su 'seguridad laboral' por mejoras en su trabajo acordes con su calidad como empleados. Y sobre todo, por no tener a políticos por encima echando a perder su trabajo con decisiones demagógicas para ganarse los votos de forma inmoral a costa de quien no se lo merece.

    ResponderEliminar
  6. Está bien que me contradigas, eso es lo que espero de este blog :-)

    Depende del ramo en el que estemos hablando. En los hospitales tal vez es mejor tener un salario de médico en la pública, pero si eres ingeniero en la mayoría de los casos no lo es.

    ¿Y cómo sugieres arreglar el sistema de las oposiciones? Porque a mí por adelantado me parece que eso de que la gente pierda años y años estudiando para una plaza en lugar de estar contribuyendo a la sociedad trabajando ya en esa plaza es en sí un malgasto del capital humano.

    Tener servicios públicos reitero que no es igual a tener funcionarios. Se puede trabajar para el Estado y que este se comporte exactamente igual que una empresa privada que contrata y despide según las necesidades y el comportamiento de los trabajadores.

    Y no me sorprende que muchos funcionarios dejen de serlo y se vayan a lo privado. El ambiente de lo público es casi incomible.

    ResponderEliminar

Si tienes problemas para dejar tu comentario, vuelve a pulsar en "Publicar". Casi siempre con insistir un par de veces funciona. Si no también puedes enviármelo a mi email en lilleskvat(a)gmail.com