13 junio 2008

¡Que viene el lobo!

Ayer quedamos con uno de mis amigos de toda la vida y me hace mucha gracia ver como no cambia nada. Sí, en el aspecto sí, pero en la personalidad desde luego que no. En especial hay una cosa que es difícil saber si es igual o diferente: le encanta inventarse historias y modificar un poco la realidad para que suene más interesante. Por eso, a todo lo que me cuenta, todo sin excepción, veo que con el tiempo he aprendido a ponerle un signo de interrogante. No es que piense que todo lo que dice sin excepción está modificado o no sea verdad, pero sé que a menudo no lo es y por eso me resulta difícil saber qué es cierto y qué es fantasía. Al final es como la historia del lobo y las ovejas: si el pastor dice 1000 veces que viene el lobo siendo mentira, cuando es verdad nadie lo cree. Aquí creo que ha pasado un poco igual. Como a lo largo de muchos años he oído muchas cosas que no eran ciertas, finalmente ya no me creo nada. Eso sí, como dice K, es de lo más entretenido estar en su cercanía, porque nunca sabes con qué nueva aventura te va a salir.

votar





2 comentarios:

  1. Anónimo25/6/08 1:00

    Pues siempre podeis compilar todas esas historias en un libro de ficcion / comedia y recuperar algo de todo el dinero.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ja, ja, ja! Pues no te creas que es un idea tan mala.

    ResponderEliminar

Si tienes problemas para dejar tu comentario, vuelve a pulsar en "Publicar". Casi siempre con insistir un par de veces funciona. Si no también puedes enviármelo a mi email en lilleskvat(a)gmail.com